Farándula

Una periodista de 89 años es la primera ganadora de los ¢30 millones de ¿Quién quiere ser millonario?

Doña Inés Trejos demostró aquello que “más sabe el diablo por viejo que por diablo” y se llevó el premio mayor

Escuchar este artículo

“Más sabe el diablo por viejo que por diablo”. Con esta frase, doña Inés Trejos describió su paso por la silla caliente de “¿Quién quiere ser millonario?”, de la que salió papuda.

La señora, de 89 años, periodista y escritora, se convirtió en la primera ganadora del gran premio de ¢30 millones que otorga el espacio de trivias de canal 7, tras superar las 15 preguntas de Ignacio Santos.

La vecina de Escazú dijo que la experiencia que le dan los años, sumado al conocimiento que adquirió en trabajos como en La Nación y La Prensa Libre, la hicieron estar tranquila de que podía dar la pelea.

“Me sentí tranquila porque la verdad es que uno va a estas cosas suponiendo que le puede ir bien o mal y hay que tomarlo con filosofía. Yo siempre veo el programa, me parece muy interesante y me di cuenta que casi todo lo que le preguntaban a los demás participantes yo lo sabía, entonces quise tratar de estar ahí.

“Ya, con tantos años que tengo, nada me asusta. A pesar de que yo soy periodista desde los años 50, no conocía personalmente a Ignacio y estuvo muy interesante lo que compartimos”, agregó esta pionera del periodismo nacional, quien ganó el Premio Nacional de Comunicación Cultural Joaquín García Monge, entre muchos otros galardones, y además fue viceministra de Cultura, Juventud y Deportes (1982-1984).

Desde que sentó, se notó que iba a llegar lejos y a hacer historia, pues según comentaron en el programa, es la persona de mayor edad que ha participado en las seis temporadas que tiene “¿Quién quiere ser millonario?”.

Estaba tan segura, que contestaba sin que le terminaran de leer las opciones y llegaba a las zonas seguras casi sin necesidad de los comodines.

El platal que se ganó la invertirá haciendo una especie de reunión con sus nietos, ya que la mayoría vive en el extranjero.

“Me gustaría que nos juntáramos en alguna parte, solo Dios sabe si se va a poder”, comentó.

Incluso, fue uno de sus nietos (Sebastián), en el comodín de la videollamada, quien le echó una mano cuando más estuvo dudando. “¿Cuál de los siguientes mamíferos tiene solo seis vértebras cervicales?”, fue la pregunta en la que le dieron un emujón y era por los 10 melones. La respuesta era el Manatí.

“¡Qué preguntas hace usted!”, le reclamó al presentador.

“Yo me sentí muy segura siempre, excepto cuando me preguntaron algo de un animal rarísimo que no la sabía y que por suerte mi nieto me pudo ayudar y me sacó del enredo”, contó.

La pregunta que la hizo millonaria fue: “Dio su vida por las libertades de Costa Rica” dice el epitafio en la tumba de”. Antes de contestar, respiró y dijo que estaba entre Marcelino García Flamenco y Juan Rafael Mora Porras, pero optó por el primero y después de unos segundos de intriga, solo alzó las manos, sonrió y a celebrar con los nietos.

Polos opuestos.

Además de su conocimiento y experiencia, doña Inés tendrá que agradecerle al primer participante de la noche, Kyle Mora, quien duró apenas una pregunta en la silla caliente.

A él le preguntaron: “Canto en la orilla, vivo en el agua, no soy pescado ni soy cigarra, ¿quién soy?”, y no sabemos si fueron los nervios o que realmente no se preparó, pero contestó mal, a pesar de las insinuaciones de Ignacio.

Dio como respuesta “la piedra”, cuando lo correcto era “la rana” y se fue para la casa. Lo vacilón es que en la audición dijo que su estrategia era no ser ambicioso y vaya que la siguió al dedillo.

Y decimos que la señora le debe dar gracias ya que, de haber durado un poco más, quizá la historia con doña Inés sería otra, pues por lo general, cuando a los dos concursantes les va bien, el programa se completa la semana siguiente y la cosa pudo cambiar.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.