Rafael Ramos.22 septiembre

“Tengo una fuerte necesidad de llamar a mi ex, siento que me hace mucha falta, lo que pasa es que peleamos mucho. Después de que lo llamo nos vemos, normalmente nos acostamos y luego me siento muy mal. Él ha sido muy claro en que ya no quiere nada conmigo, pero me hace falta. Esos ratitos que tengo con él me gustan mucho, pero al final no entiendo por qué no quiere volver conmigo”.

"Después de que lo llamo nos vemos, normalmente nos acostamos y luego yo me siento muy mal. Él ha sido muy claro en que ya no quiere nada conmigo", cuenta la lectora.

1. Usted dice que terminó con su pareja, que han tenido un proceso cíclico de rupturas y que en estos procesos lo que hace es llamarlo, se ven, tienen sexo y usted disfruta este momento pero luego del encuentro se siente muy mal; entonces, ¿qué es lo que la hace feliz?

2. Creo que la lógica dicta que deje de hacerlo. Si identificamos cosas que no nos hacen bien lo que procede es tomar la decisión de autocuidarnos y dejar de hacerlas. Ajustarnos a nuestras decisiones en el tanto estamos conscientes de que las cosas nos están lastimando y frente a esto hay que tomar decisiones sanas.

3. Ajuste sus decisiones si usted lo quiere ver porque le hace falta y él ha sido claro en que no va a regresar, que no le interesa regresar o que no se siente en la misma frecuencia y tienen visitas ocasionales con sexo ocasional, que deja una huella de insatisfacción emocional.

4. Vivir presos de las emociones es ver la vida pasar frente nuestros ojos como un juego de “te necesito, te quiero, te extraño, me haces falta”, pero sin un proyecto de relación claro. ¿Qué es lo que usted quiere?

5. Este proceso al final sólo le va a causar dolor y va a complicar muchísimo su vida. ¿No le parece que llegó el momento de asumir que usted terminó y que debe trabajar en su desarrollo emocional? Debe hacerlo para evitar seguir en estos ciclos. Analícelo.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr