Redacción .24 marzo

La propagación del coronavirus en todo el mundo ha obligado a los comerciantes a ingeniárselas para seguir vendiendo sus productos, en un intento de no perder a todos sus clientes.

Tal es el caso del Lucky Devil Lounge, un bar en Oregón, Estados Unidos, que manda a “strippers” a hacer entregas a domicilio.

Pero no se crea que el servicio de las bailarinas exóticas es para que los usuarios puedan interactuar físicamente con ellas, sino que únicamente es para que entreguen pedidos de comida hasta la puerta de las casas, sin necesidad de establecer contacto, según SDP Noticias.

La idea de los dueños de ese negocio es que las muchachas que se han visto afectadas por el COVID-19 reanuden sus actividades y sus salarios, tomando todas las medidas implementadas para reducir el impacto del contagio comunitario. Actualmente son por lo menos 80 las bailarinas que brindan el servicio.

Eso sí, todo comenzó como una broma en Facebook, pero luego los propios clientes, en los comentarios de la publicación, casi que rogaron que sí se llevara a cabo el servicio a domicilio, aunque no pudieran pasar mucho tiempo con las jóvenes asignadas para llegar hasta sus hogares.

La comida sabe mejor si se la entregan con cariño. YouTube.com
La comida sabe mejor si se la entregan con cariño. YouTube.com

“Dijimos: ‘¿Y por qué no? Entre todos nos ayudaríamos’”, comentó el administrador del lugar.

Entonces crearon un menú especial que quedó así: cerveza de jengibre y Red Bull, alitas de pollo, empanadas de carne y un hot dog, además de un breve baile a una distancia de metro y medio del cliente.

De acuerdo con los propietarios, algunas de las personas llaman para enviarle el pedido a otros, y así sorprenderlos, aunque a las parejas no les haga mucha gracia el detallito.