AFP .18 julio, 2019

Un video que muestra a Donald Trump de fiesta con Jeffrey Epstein, junto a un grupo de animadoras en el club Mar-a-Lago, fue revelado el miércoles, a pesar de las afirmaciones del presi gringo de que apenas y conocía al financiero acusado de agredir sexualmente a menores de edad.

La NBC News anunció que había encontrado en sus archivos una grabación de 1992 de Trump en un club de Palm Beach, Florida, en el que da la bienvenida a la fiesta al magnate Jeffrey Epstein. En las tomas, los dos hombres parecen estar hablando sobre las mujeres que bailan delante de ellos.

En un momento del video, en el que Trump baila con animadoras del equipo de fútbol Buffalo Bills, el mandatario señala a una de ellas y parece decirle a Epstein lo sexy que es.

El grabación fue filmada para el programa “A Closer Look” de NBC de esa época, para un episodio sobre el estilo de vida de Trump, quien se acababa de divorciar de su primera esposa, Ivana Trump, y un año antes de casarse por segunda vez con Marla Maples.

Los dos millonarios parecían ser uña y mugre, pero ahora Trump lo niega. AFP
Los dos millonarios parecían ser uña y mugre, pero ahora Trump lo niega. AFP

El gusto de Trump por las fiestas con mujeres atractivas en esa época es conocido, y ninguna de las chicas que aparecen en el video parece ser menor de edad.

El mandatario ha negado tener una relación cercana a Epstein, quien en 2008 se declaró culpable en Florida de un cargo estatal por solicitar prostitución a una menor y fue arrestado el 8 de julio por cargos de explotación sexual de decenas de mujeres adolescentes.

Trump admitió conocer a Epstein y en una entrevista en 2002 dijo que era un “hombre fantástico” a quien “le gustan las mujeres hermosas tanto como a mí”. Pero la semana pasada dijo que no habían hablado en 15 años tras una pelea.

“Le conocía igual que todos en Palm Beach le conocían”, aseguró Trump. “No era su fan”.

Seguirá en el tabo

Un juez en Estados Unidos determinó el jueves que Epstein debe seguir preso sin derecho a fianza, afirmando que el ejecutivo acusado de tráfico sexual es un peligro para la comunidad.

El juez Richard M. Berman aseguró que la peligrosidad del acusado “fue el corazón de esta decisión”.

La decisión significa que Epstein seguirá encarcelado mientras se le enjuicia por acusaciones de que abusó sexualmente de decenas de niñas en Nueva York y Florida a inicios de la década del 2000.