El Clarín, Argentina..10 abril, 2018

El músico Justin Bieber le destrozó el celular a un joven argentino que quiso sacarse una foto con él en un campo de fútbol en California, Estados Unidos. Y además le ofreció devolverle la camiseta de la Selección de Argentina que le había obsequiado previamente.

Justin Bieber volvió a
Justin Bieber volvió a "lucirse" con sus fans. El clarín, Argentina.

Mauro Leonel nació en Rosario, pero está radicado en Los Angeles, donde trabaja de actor y modelo publicitario. El muchacho suele jugar fútbol en una liga local con sus amigos.

LEA TAMBIÉN

Falso Justin Bieber

El 7 de abril, para su sorpresa, Mauro se encontró con el cantante en medio de un partido. Y al finalizar el encuentro, se acercó y le regaló una camiseta albiceleste e intentó sacarse una foto para su hermana, que es fanática del artista. Pero no tuvo la mejor respuesta; Bieber le tiró su celular bruscamente al piso y le rompió la pantalla.

"Solo me acerqué para poder tener una foto con él. Su reacción no tiene justificación porque yo también pude haber reaccionado, pero no lo hice", escribió Mauro en su cuenta de Facebook.

Posted by Mauro Leonel on Sunday, April 8, 2018

Para colmo, cuando el joven le reprochó su actitud y le remarcó que le había hecho un regalo, el músico le sacó pecho: "Cuando agarro mi teléfono le digo 'Ey, ¿qué hacés? Te di un regalo... Y me dice: "I know, do you want it back?" (Sí, ya sé, ¿te la devuelvo?), como diciendo qué me importa tu regalo de m....", agregó Mauro, indignado.

"La fama se les sube a la cabeza olvidándose quienes son. Más humildad y menos arrogancia porque así como llegaste allá arriba también podés caerte", concluyó.

Según informó el diario El Federal de Argentina, también les dejó un mensaje a las beliebers, como se conoce a sus fans.

"Acá tienen a su ídolo para que se den cuenta lo que es afuera como persona. Ante las cámaras son una cosa y afuera son otra", sostuvo el joven.

Bieber había tenido actitudes similares cuando visitó Argentina en 2013. En aquel momento, maltrató a la prensa y uno de sus custodios golpeó al fotógrafo Diego Pesoa en el bar INK. Sin embargo, la justicia lo absolvió.