Julio Carro, quien les cocina a puras estrellas internacionales, dejó como loca a la cantante

Por: Ileana Vargas 25 junio, 2019

El chef costarricense Julio Carro dejó fascinada a Mónica Naranjo con una crema de plátano maduro y culantro coyote y con otras delicias muy ticas que le preparó.

El escazuceño, de 33 años, es conocido porque famosos internacionales de muy buen gusto lo contratan para que les cocine.

Mónica Naranjo deja Costa Rica este 26 de junio luego de pasear por Zarcero y San Carlos. Cortesía: Julio Carro.

El actor Bradley Cooper, la modelo Naomy Campbell, la cantante Yuri y el actor Leonardo DiCaprio, entre otras estrellas, han saboreado los manjares que producen el talento y la cocina de Julio.

Carro atendió a Mónica Naranjo el viernes 21 de junio en el restaurante Pop Pop, en el barrio La California.

Julio, dueño del restaurante P&P Pupusas yTortillas ubicado en Escazú centro, compartió con La Teja detalles de su encuentro con la cantante, que vino al país para encabezar la marcha de la Diversidad, que se llevó a cabo este domingo en San José.

–¿Cómo se dio la oportunidad de cocinarle a Mónica Naranjo?

Un amigo que es parte de la organización de la marcha de la Diversidad me preguntó si tenía disponibilidad para cocinarle a Mónica y a seis personas más en Pop Pop, que sería una cena muy íntima.

–¿Fue difícil escoger el menú?

Para nada, desde que me dijeron inmediatamente vino a mi cabeza lo que quería hacer y eso fue lo que preparé. El jueves fuimos a comprar todo al Mercado Central y al Borbón (en San José centro) para que estuviera muy fresco y fuera lo más orgánico posible.

–¿Qué concepto le quedó de Mónica luego de conocerla?

Ella, por mucho, encabeza mi lista de personas famosas favoritas a las que les he cocinado y conocido. Cuando uno tiene un trabajo como el mío, en el que conoce a muchas personas con fama internacional, se vuelve normal, pero ella en realidad es fuera de este mundo.

–¿Por qué lo dice?

-Ella tiene una calidez impresionante, su forma de ser es muy sencilla. Ella es tan, tan famosa y es tan simple, tan agradecida. Saluda con un abrazo tan extensivo como si lo conociera a uno de toda la vida. No es un abrazo pequeño, ella lo abraza a uno por un buen rato. Tiene una sensibilidad que impresiosa, es como si en ese abrazo que le da a uno pudiera leer los corazones.

La visita de Mónica Naranjo a Costa Rica le movió el piso a todos. Dio una lección de humildad", chef Julio Carro.

–¿Qué platillos le preparó?

Hice cuatro entradas. La primera fue un ceviche de manzana de agua con notas asiáticas; las otras fueron dos minipupusas de queso maduro, Bagaces y ahumado; la tercera fue otro ceviche, pero de palmito a la parrilla con crema de pejibaye y la última fue una crema de plátano maduro con culantro coyote.

Leonardo contrató al tico para que le cocinara durante el viaje de seis días que hizo a nuestra maravillosa isla del Coco. Archivo GN.

–¿Y de plato principal y de postre?

Corvina con costra de macadamia con chayote cocoro con salsa de maracuyá; de postre, helado de sorbetera con higos caramelizados bañados en ron. Cuando estaba haciendo el postre me dijo que a ella le encantaban los postres, que estaba fascinada con la mezcla de sabores y las texturas.

–¿Las pupusas que le sirvió a Mónica las tiene a la venta en su restaurante?

Sí, son parte del menú. Las pupusas no son de Costa Rica, pero estoy fascinado con las pupusas porque son muy versátiles.

Ver más!

–¿Mónica le pidió la receta de alguno de los platillos?

-La de la crema de maduro con culantro coyote. Tuvimos mucho tiempo para conversar, ella se levantó y cuando me di cuenta estaba a la par mía. Me pidió la receta, se la escribí en una hoja y se la di. Hablamos de muchas cosas. Mónica me dijo que para sus papás, sus tres hermanos y para ella la cocina es muy importante porque es una forma de reunirse. Me contó que los papás tienen una cocina enorme.

Mónica Naranjo junto a los chefs Julio Carro y Esteban Gómez. Cortesía: Julio Carro.

–¿De qué más hablaron?

Me dijo dos cosas que me llamaron la atención. Cuando le hablé del menú, le dije que era único, que lo hice tal y cómo me lo imaginé.

Ella me dijo que yo también era un artista, que a ella le pasaba lo mismo cuando escribía una canción. Me dijo que ella tenía un don de sentir cómo las personas hacen las cosas y que la pasión y el amor que le tengo a mi trabajo lo sintió en cada uno de los platillos que serví. ¡Eso me dejó helado!

–¿Y que fue lo otro que le dijo?

Me dijo: 'Cada vez que le cocines a un famoso imagínatelo en el baño. Todos somos humanos, solo las circunstancias lo llevaron a ser famoso".

La receta del autor
Julio Carro compartió con La Teja la receta de la crema de maduro que dejó como loca a Mónica Naranjo.
Ingredientes
4 plátanos maduros cocinados con cáscara
1 cebolla mediana
2 chiles dulces
4 dientes de ajo criollos
1/2 rollito pequeño de culantro coyote
5 tazas de caldo de pollo
Preparación
Cocinar los plátanos en suficiente agua.
Preparar un sofrito y agregar los plátanos sin la cáscara. Agregar el caldo y hervir unos 10 minutos.
Dejar enfriar y licuar.
Volver a hervir.
Servir con un chorrito de aceite de culantro coyote.