Por: Rafael Ramos.  14 febrero

El Día del Amor y la Amistad está asociado a los detalles, particularmente a los materiales, pero ¿tiene relación alguna el valor económico de un presente como un reflejo de la calidad del amor? Veamos algunos elementos para ampliar este tema:

1. El amor tiene que estar asociado a los detalles, a la expresión del afecto en cualquier manifestación posible: material, verbal, física, emocional, sexual, actos de servicios, palabras positivas, todo esto en un largo etc. Lo importante siempre será la expresión del afecto, no el tamaño, la forma o el costo de un detalle, lo que va a sumar es que hagamos las cosas siempre pensado en hacerle bien a nuestra pareja.

2. Hay que comprender que las circunstancias a veces afectan la economía de nuestra pareja, pensar que tiene que ser excesivamente generoso(a) y utilizar el precio o la calidad de un detalle para valorar el amor, podría ser una posición inmadura y caprichosa de medir el amor, el costo no representa la calidad del afecto.

3. En lo que tenemos que ser generosos no es en el valor del detalle, sino en la conciencia con la que damos este detalle, importa mucho la sensibilidad de poder darle a nuestra pareja algo que represente su valor en nuestra vida, independientemente de lo que esto sea. Cuando asociamos calidad del detalle con la calidad del amor, tenemos una visión inmadura del afecto, si bien es cierto que es bonito algo fino y caro, no necesariamente que alguien sea excesivamente generoso significa que nos ama más.

4. Cuando un detalle está asociado a la delicadeza, al buen trato, a propiciar cercanía, cuando un detalle está asociado hacerle sentir a nuestra pareja que forma parte central de nuestra vida, por tanto, pensamos en hacer algo que agrade, motive y le propicie un momento de felicidad a nuestra pareja, es precisamente esto lo que hace que un detalle sea significativo para valorar el amor.

5. Ahora, se trata de tu pareja, no tiene que gastar mucho dinero, ni tiene por qué esperar grandes cosas, lo que importa es que los detalles consoliden la convicción de estar juntos, que expresen el compromiso de construir un proyecto de vida que le haga ver a la pareja que la llevamos pegadita o pegadito en el alma.

6. Un detalle cargado de afecto que propicie una expresión sana del amor, que consolide las bases de la relación, que estimule la cercanía, la buena comunicación, abre paso a renovar la motivación en el día a día de nuestra vida al lado de esta persona.

7. Pero asociar la calidad del amor al costo de un detalle es una expresión superficial del amor, de qué te sirven cosas caras cuando la relación se carga de indiferencia, apatía, maltrato, desinterés, de qué te sirve un detalle caro, cuando nuestra forma de ser y actuar en una relación no contribuye a que haya un sentido de satisfacción emocional.

8. Uno de los detalles más importantes en el amor, y que no debe estar sujeto a cantidad o calidad sino a la convicción, es procurar siempre un buen trato, que construya bienestar, que le haga ver a nuestra pareja que estar juntos vale la pena, que nuestra historia tiene sentido, que estar uno al lado del otro realmente es lo mejor que nos ha pasado en la vida.