Erick Quirós.9 noviembre, 2020

Solo puedo decir gracias ❤️

Posted by Italo Marenco on Sunday, November 8, 2020

Ítalo Marenco, presentador de Giros, despidió este domingo a su mamita, la actriz Roxana Campos, quien falleció a sus 72 años.

Por medio de una transmisión en vivo en sus redes sociales, Ítalo abrió su corazón en horas de la noche, ya cuando se habían realizado los actos fúnebres de Campos, y le contó a sus seguidores lo mucho que significó su madre en su vida y las cosas que nunca olvidará de ella.

Entre los detalles que dio, reveló cuáles fueron las últimas palabras que la señora le dijo antes de morir por culpa de un cáncer de pulmón.

Ítalo pedía que su mamita tuviera paz. Instagram.
Ítalo pedía que su mamita tuviera paz. Instagram.

“Me dijo: ‘Mi amor, te amo, vamos a estar juntos por siempre’ y yo sé que sí”, comentó Marenco.

“Fue una forma bellísima de despedirse de nosotros, en su casa, abrazada de sus hijos. Le agradezco montones porque llevo en mi corazón que cada día viví al máximo con ella, las ambulancias, las trasnochadas, las idas al Calderón Guardia. En el último Tac la doctora me dijo con todo el cariño del mundo que a mi mamá no le daba quince días más, porque había metástasis en cabeza, en hígado y me duró mes y medio más, pero me voy con eso en el corazón, de darle todo lo humanamente posible y con el corazón”, añadió.

A pesar de que no ha estado tan atento a las redes, dijo que ha contado con el apoyo de muchísima gente que lo quiere a él y quiso a su mamita.

“Les agradezco de todo corazón a todos los que me han mandado mensajes, a los que han estado conmigo. A veces en redes sociales nos ponemos en lugares bonitos, pero también es momento de mostrarse como uno es. Estoy viviendo un luto en este momento y como yo siempre lo he dicho, ustedes son mi familia y les agradezco cada mensaje, de todo corazón”, afirmó.

Entre lágrimas, el presentador contó detalles de lo que siente. Facebook.
Entre lágrimas, el presentador contó detalles de lo que siente. Facebook.

Ítalo reconoce que la etapa que vivió con su madre fue durísima y que en un momento solo llegó a pedir que tuviera paz.

“Me uno a las miles de personas que han perdido a un ser querido por culpa del cáncer, por culpa del covid, es durísimo, brutal. El cáncer es duro, nosotros veníamos haciendo todas las etapas, desde que empezó esto. Vivimos la quimioterapia, el pelo que se le cayó, cada etapa la vivimos con mucho respeto. Llega un momento en que uno pide un milagro, pero llega otro en que uno pide que el ser querido tenga paz y eso es lo que tuvo mi mamita”, dijo entre lágrimas.