Farándula

Vin Diesel podría frenar por completo la saga de “Rápido y Furioso” debido a su arrogancia

Colegas como Dwayne ‘la Roca’ Johnson y hasta el director de varias de las cintas, Justin Lin, renunciaron para no estar cerca de Vin Diesel, quien le da vida Toretto

Vin Diesel grabando en formato selfi, anuncia a sus seguidores de Instagram el comienzo del rodaje de “Fast X”, décima entrega de “Rápido y Furioso”, con estreno previsto en mayo de 2023.

En ese momento lo acompaña, sentado a su izquierda, un incómodo Justin Lin, director de la mayoría de pelis de la franquicia, quien responde a las preguntas que la estrella le dispara: “¿Qué pensás, Justin?”; “¿Qué sensaciones tenés?”; “¿Podríamos estar ante la mejor de la saga?”. “De corazón, sí”, contesta Lin, cuyas expresiones faciales y movimiento de ojos señalan lo contrario.

El video, publicado el 22 de abril dio pie, en el momento de su aparición, a comentarios y risas por la atmósfera tensa que parecía crearse en el breve diálogo entre el cineasta taiwanés y el actor. Bromas que crecieron cuando, solo cuatro días después, Justin Lin publicó otro comunicado en su perfil de Instagram en el que informó su decisión de abandonar el rodaje.

La marcha de Lin, ya oficialmente sustituido por Louis Leterrier (director de pelis de acción como El increíble Hulk o las dos primeras entregas de El Transportador), tomó por sorpresa a muchos seguidores de la saga, ya que él es el autor de cinco de las nueve películas de la saga.

Fuentes internas del rodaje filtraron que el director había tenido “diferencias creativas” con Vin Diesel, que es, al igual que él, productor de la décima entrega.

Pero según el relato ofrecido por The Hollywood Reporter, el ego de Diesel, quien muchos aseguran se cree dueño de la saga, se estaría paseando en todo, pues pese a que el rodaje ya había empezado, presentó una serie de anotaciones al guion y el desacuerdo escaló al punto de que el director dio un portazo y declaró: “Esta película no merece acabar con mi salud mental”.

En la investigación, trabajadores de otras entregas de la franquicia hablaron del fuerte control creativo y frecuentes cambios de opinión sobre la marcha de Diesel: “Todo el proceso de rodar es como un mosaico que no para de moverse”, declaraba una de las fuentes, además de reconocer que la escritura y diseño de las escenas de acción estaban también bajo supervisión del actor, que lleva 21 años interpretando al gran héroe de la saga, Dominic Toretto.

Pero otras informaciones señalaban que las presuntas “diferencias creativas” podrían haber sido para Lin solo la gota que colmó el vaso, y que Vin Diesel tenía muchas exigencias, reiteradamente llegaba tarde a los rodajes, no se sabía el guion y estaba en muy bajo estado de forma.

Diesel, de hecho, ya había tenido que salir en los últimos años al paso de detractores que le tiraban por un descuido en su físico: “He tenido durante décadas el mejor cuerpo de la ciudad de Nueva York”, respondió en una entrevista al medio Complex en 2015.

Además, sus supuestos problemas de profesionalismo ya le habían hecho colisionar con otro compañero, Dwayne ‘la Roca’ Johnson, antagónico en su ética de trabajo (el actor y luchador se levanta cada día a las 3.30 de la mañana para ir al gimnasio).

“Algunos compañeros son verdaderos profesionales, pero otros no. (...) Cuando vean la película, si les parece que en algunas escenas no estoy actuando y la sangre me hierve de verdad, estarán en lo cierto”, dejó escrito Johnson en un incendiario post de Instagram previo al estreno de Fast & Furious 8 (2017).

Como se confirmó después, hablaba de Diesel, con quien compartió un único plano en la película a raíz de, según él, un “importante cara a cara”. Además de que los constantes retrasos o cancelaciones de rodajes a capricho del protagonista que enojaban a la Roca.

No fue la única polémica entre Johnson y Diesel en torno a esa producción: el segundo también ordenó eliminar del montaje un diálogo entre su compañero y Jason Statham que servía como anuncio de “Hobbs & Shaw” (2019), película de sus personajes en solitario, que no contaba con el visto bueno de la estrella. La Roca no volvió en la novena entrega, pero Vin Diesel, sin embargo, trató de limar asperezas desde entonces para que regrese en Fast X, sin éxito.

Diesel justificó su comportamiento con Johnson explicando que era una técnica para extraerle una mejor interpretación: “Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa que tenga que hacer para conseguir buenas actuaciones en películas que yo produzco”.

Su contraparte respondió asegurando haberse reído mucho con esas declaraciones, descartando tajantemente volver a la saga.

Los intentos de reconciliación volvieron a acabar en discusión cuando, en noviembre, Diesel pidió públicamente en Instagram el regreso, a través de un post donde se refería a su excolega como “hermano pequeño”, aseguraba que sus hijos lo llamaban “tío Dwayne” e invocaba una promesa al difunto Paul Walker, coprotagonista de la franquicia hasta su accidente mortal en 2013.

Ofendido, Johnson insistió en CNN que no volvería y tildó de “manipulador” a Diesel por meter a Walker y a sus niños de por medio.

El éxito de su empresa es difícil de debatir: “Rápido y Furioso” es la saga más taquillera de Universal Pictures en toda la historia, por encima de “Parque Jurásico”, con una recaudación total superior a los 6.000 millones de dólares en todo el mundo. Pero si desde hace mucho ya es criticada por lo fantasiosas que son las tramas, su muerte podría estar cerca debido a la arrogancia de Toretto.