Francesca Chinchilla.26 febrero

La expresentadora Vivian Campos contó cómo ha logrado llevar el duelo por la muerte de su expareja, el jugador Gabriel Badilla.

La ahora esposa de Henrique Moura decidió compartir ‘Duelo 1’ y ‘Duelo 2’ en las historias destacadas de su perfil de Instagram.

En esos videos relata el trago amargo que vivió el antes de su muerte y luego lo que significó vivir con el exmorado, con quien nunca se casó, pero con el que compartió el mismo techo por varios años.

La pareja convivió por varios años.
La pareja convivió por varios años.
Un día antes

“Le dije que yo lo amaba mucho, que no sabía qué sería de mi vida sin él y que siempre iba a ser mi prioridad”, contó sobre la noche del 19 de noviembre del 2016, la última que pasaría al lado de Badilla.

Esa noche él se acostó temprano, debido a que estaba muy emocionado por la carrera (Lindora Run). Ella, al contrario, se quedó hablando con un amigo.

“Sin saberlo, Dios me puso en el corazón despedirme de él… acariciándole la carita le dije que yo lo amaba mucho, que no sabía qué sería de mi vida sin él y que siempre iba a ser mi prioridad. Él me abrazó y me dijo que me iba a amar siempre”, contó.

Se vieron por última vez al día siguiente. Él le dio un beso cuando estaban en la cama y se despidió. Al rato, una amiga la llamó para comentarle que Gabriel estaba en una ambulancia.

Vivi siempre creyó que estaba desmayado. Nunca se imaginó que su amado ya no tenía signos vitales. “Yo pensé que era un bajonazo de sodio que él normalmente tenía y que se iba a recuperar. Yo lo que hice fue alistarle ropita y tenerla en el carro por si tenía que ir al hospital.

“Cuando usted hace las cosas bien, cuando amó y entregó todo; creo que puede dormir en paz, como lo hago hasta ahora”. “Hay días que hasta la fecha amanezco mal, pero uno aprende a vivir con ese dolor porque es como un hueco que nunca se llena”.

Tony, amigo de Badilla, le dio la terrible noticia. Ella entró en una etapa de impotencia y pensó que era una broma.

En el lugar, Campos se despidió. “Tenía los labios un poco morados. Siempre hay gente que es demasiado inconsciente, grabaron y tomaron fotos. Fui la primera en llegar, fue más difícil oír y ver las expresiones de la familia, del dolor que todos compartimos”, reveló.

Vivi en compañía de su madre vistieron al jugador en la funeraria. Foto: Rafael Pacheco
Vivi en compañía de su madre vistieron al jugador en la funeraria. Foto: Rafael Pacheco
Apoyo

Campos había tenido otras pérdidas familiares, por lo que se refugió en la familia de Badilla para superar su dolor.

“Hay gente que le hizo la vida imposible hasta sus últimos días y creo que él de alguna manera merecía descansar de esa película de terror que le armaron. Me hacía feliz saber que ya estaba mejor y que no iba a tener que estar sufriendo nuevamente por esas cosas”.

La exconductora les pidió a sus seguidores que si están pasando por un momento parecido que busquen ayuda de inmediato. Además, afirmó que es importante llorar todo lo que se considere necesario.

2004... Gabriel Badilla celebra su gol.
2004... Gabriel Badilla celebra su gol.