Silvia Núñez.15 enero
"Fofo" estuvo 22 días internado en le hospital y pasó cuatro meses con el corsé ortopédico. Cortesía

Hace cinco meses el periodista de “De boca en boca”, Rodolfo Rodríguez, sufrió un accidente en su motocicleta cuando iba camino a casa que por poco lo deja sin caminar.

Fofo, como le dicen de cariño, pasó 22 días internado en el Hospital del Trauma del INS y tuvo que andar cuatro meses con un cuello ortopédico que le llegaba hasta el pecho porque se fracturó dos vértebras del cuello.

Hoy le da gracias a Dios porque el pasado 9 de enero por fin los doctores lo dieron de alta y el próximo 23 de enero ya podrá regresar a canal 7.

“Fue una larga espera, la recuperación fue un poco lenta por la posición de las vértebras que me lesioné. El doctor (Miguel Ángel Mejía) siempre habló de seis meses de recuperación y más bien me recuperé un mes antes, me dijo que por el hecho de ser un poco joven me recuperé más rápido y que por eso me daba la alta médica”, dijo muy contento.

El periodista contó que ya quedó curado de andar en moto y que por eso la vendió. Cortesía
El periodista contó que ya quedó curado de andar en moto y que por eso la vendió. Cortesía
Trampa mortal

La noche del 10 de agosto de 2018, el periodista de espectáculos venía saliendo de Teletica e iba rumbo hacia Heredia. Al salir de Circuvalación (por el hotel San José Palacio) hacia la pista General Cañas no vio un pedazo de madera que había dentro de una alcantarilla sin tapa y se estrelló contra eso.

Rodolfo explicó que todo fue por un descuido, pues en ese momento él estaba viendo el espejo retrovisor porque hay un ceda y venía un carro muy cerca, en el sentido San José hacia Alajuela, y no se percató de mirar hacia adelante primero.

“Era como una rama de un árbol que la pusieron ahí como para que la gente se percatara que había un hueco, pero ya eran como las 7:30 p.m., estaba lloviendo, había poca visibilidad y no me di cuenta de esa advertencia que habían puesto. Yo no iba tan rápido y del choque bajé como la cabeza y el palo pegó justo en el centro del casco, eso lo que hizo fue como empujarme la cabeza hacia atrás y al hacer es movimiento fue que se me fracturaron las vértebras”, recordó el reportero.

El mayor susto de su vida

El comunicador contó que aunque el accidente fue todo sin gracia, lo trasladaron en ambulancia hacia hasta el hospital y que luego de valorarlo los doctores le pegaron el susto más grande su vida.

Los médicos le explicaron que existía la posibilidad que no volviera a caminar y que debía quedarse inmóvil en una camilla hasta nuevo aviso.

Su esposa y dos hijas fueron su gran motivación y las que más lo chinearon durante estos meses. Cortesía
Su esposa y dos hijas fueron su gran motivación y las que más lo chinearon durante estos meses. Cortesía

Rodolfo asegura que lo más duro fue ver sufrir a su familia, en especial a su esposa Karla Carcache y a sus dos hijas Valentina y Samanta, quienes se convirtieron en su bastión durante todo el proceso de recuperación.

“Estuve cuatro meses como con un corsé ortopédico que lo que hacía es que no me dejaba agachar la cabeza, eso fue muy desesperante también, solo podía quitármelo para bañarme pero si alguien me ayudaba, pero ni para dormir podía”, mencionó.

Para recuperarse mejor los doctores lo mandaron a hacer terapia de natación para que vaya aflojando el cuello y los brazos, ya que estuvo mucho tiempo inmóvil.

En cuanto a la moto, que había comprado hace un año para librarse de las presas, contó que la vendió a principios de diciembre porque nunca más quiere volver a manejar.

“A la moto no le pasó gran cosa. La cadena se le reventó, el retrovisor se dañó, pero no ocupó un mayor arreglo y me apareció un comprador que me dijo que él la arreglaba y de una vez se la vendí. ¡Quedé curado!”, contó.

El periodista de espectáculos dice estar ansioso por volver al reporteo y ver a sus compañeros de Teletica. Cortesía
El periodista de espectáculos dice estar ansioso por volver al reporteo y ver a sus compañeros de Teletica. Cortesía
Deseoso de volver

Fofo está en el programa “De boca en boca” desde que se estrenó en febrero de 2016 y dice estar con todas las ganas del mundo de volver a su trabajo, en especial para que sus compañeros Diego Piñar, Allan Andino y Steven Barahona puedan irse de vacaciones dado que por su incapacidad ninguno pudo descansar un poco ahora en diciembre.

El periodista comentó que como todo este tiempo tuvo el chance de ver el programa desde su casa aprovechó para tomar nota y así presentar nuevas ideas en su regreso para hacerlo más atractivo para el televidente.