Erick Quirós.23 noviembre, 2017
Yessenia Reyes y Daniel Carvajal se han superado muchísimo durante la competencia. Fotografia: Graciela Solís
Yessenia Reyes y Daniel Carvajal se han superado muchísimo durante la competencia. Fotografia: Graciela Solís

Así como hay equipos de fútbol que están hechos para las finales, en el mundo del baile la vara es la misma y Yessenia Reyes es vivo ejemplo de eso.

La guapa salvadoreña pulseará el trofeo de Dancing with the stars por cuarta vez consecutiva, el próximo domingo, cuando se tire a pista con Daniel Carvajal. Antes lo disputó con Pedro Capmany, Renzo Rímolo y Bismarck Méndez y solo con el humorista de Los 40 Principales logró quedar de primera.

Es la única en las cuatro temporadas que tiene ese reconocimiento.

La coreógrafa siempre se ha destacado por el sabor y la picardía que le pone a sus meneos y en esta final no será la excepción. Bailarán salsa, quickstep y contemporáneo.

"Yo siempre que entro a competir lo hago pensando en llegar a la final, creo que un coreógrafo influye mucho en su estrella y desde un principio intento hacer eso", dijo Reyes.

Para la morena este año ha sido más intenso que los anteriores, debido a que en algún momento pensaba que los mandarían para la choza.

"Ha sido diferente, porque hubo inconformidad en cuanto a baile y muchas confusiones con las calificaciones. Pensé que no lo íbamos a lograr, estábamos llenos de incertidumbre, porque las cosas no se nos daban cómo queríamos", afirmó.

Una de esas batallas que tuvieron que vencer fue la comparación que mucha gente hacía entre el chef Daniel Vargas y su actual pareja. Esto porque ambos comparten nombre y son igual de musculosos.

"Daniel tenía que abrirse campo, lo único igual es el nombre. Para mí Carvajal es muy empunchado, es hasta necio y arriesgado, porque a él las cosas le han costado muchísimo. Demostró el coraje que le daban esas comparaciones y dejó ver que es un hombre muy determinado, quizá la persona más determinada que conozco", contó.

Con Renzo se pudo llevar el trofeo. Foto Adrián Soto.
Con Renzo se pudo llevar el trofeo. Foto Adrián Soto.
Más currículum.

A pesar de que la mayoría de gloria se la lleva la estrella, Yess sabe que para los bailarines siempre es bueno llegar a una final.

"Como Dancing es una franquicia internacional, eso pesa en todos los países, es un compromiso y una responsabilidad, porque hace más currículum, yo igual sigo aprendiendo y trato de mantener los pies en la tierra", dijo.

Yess tiene clarísimo que la fórmula que utiliza es muy efectiva y está superorgullosa de eso.

"Yo siempre trato de sacar lo mejor de ellos, los veo caminar, sentarse y así me doy cuenta de las cosas que pueden hacer, yo por lo general soy muy arriesgada y me gusta hacer cosas peligrosas sin importar las consecuencias", agregó.

La bailarina expresó que una final se "juega" disfrutando, pero también dando lo mejor de sí, para que la gente quede como loca y vote por ellos.