Rafael Ramos, sicólogo

Por: Rafael Ramos 26 julio

“He estado envuelta durante muchos años en una relación muy complicada con mi esposo porque él es muy celoso y esto ha dado paso al maltrato verbal, sicológico y físico. He tenido que dejar todo, trabajo, familia y amigos, pero me cansé. Le conté a mi familia la situación y lo saqué de mi vida. Estamos en un pleito legal muy complicado porque él no me quiere dar nada. Pero también llora y me dice que ya cambió, pero no voy a dar un paso atrás”.

"Lo saqué de mi vida y estamos en un pleito legal muy complicado porque él no me quiere dar nada. Pero, por otro lado, llora y llora y me dice que ya cambió", cuenta la lectora.

1. Cuando se habla de celos, control y violencia a diferentes niveles, se trata de una disfuncionalidad severa. No se puede perder de vista que violencia y convivencia, no son compatibles. Frente a esto, si no hay una curva de mejora inmediata, sujeta a tratamiento, simplemente se va a vivir en una relación de pronóstico profundamente reservado, con una serie de conductas de control, que son disparadores de ciclos de dolor en la vida.

2. Si a partir del cáncer de su papá usted logró comprender lo que vivía, lo que le estaba pasando, lo que le ha tocado vivir a los largo de esta historia y tomó decisiones, entonces nadie puede cuestionarle el hecho de buscar su paz emocional ni su estabilidad financiera. Va por buen camino, en el tanto tenga asesoría legal, porque un divorcio implica respetar la decisión de no querer convivir juntos y justicia económica a todo nivel.

3. Si usted avanza, siga el camino que eligió porque llama la atención de qué él llora y dice que cambió, pero por otro lado tiene un pleito a nivel legal con usted porque no quiere repartir los bienes con justicia. Estas contradicciones son importantes, porque cuando alguien habla de amor pero sin sentido de justicia, es mejor ser muy prudente.

4. Siga el proceso con el apoyo de su familia, no se precipite a tomar decisiones, analice muy bien los hechos, trabaje su estabilidad emocional y vaya con calma. No permita que esto le robe la paz y busque apoyo legal y sicológico.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr