AFP .24 diciembre, 2019

Desde hace décadas el ejército estadounidense ayuda en seguir en directo los viajes de Papá Noel. Pero este año, por primera vez, recibió una asistencia de alto vuelo para asegurarse de que la distribución de regalos se realice sin problemas: la de los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS).

“¡Logramos la confirmación visual de que Papá Noel está viajando actualmente sobre India!”, anunció el astronauta estadounidense Andrew Morgan en un video filmado en la ISS.

Si quiere saber a qué hora pasará Colacho por su casa, esté atento a la página www.noradsanta.org.
Si quiere saber a qué hora pasará Colacho por su casa, esté atento a la página www.noradsanta.org.

La estación, ubicada a 400 kilómetros de la Tierra, brinda a los astronautas “un punto de observación ideal con el fin de seguir a Papá Noel en su viaje alrededor del mundo”, explicó la Seguridad Aérea de Estados Unidos y Canadá (Norad), agradeciendo al coronel Morgan y a su equipo por esta colaboración inédita.

Las informaciones recogidas conjuntamente permiten visualizar, en directo y en 3D, el trayecto del célebre barbudo en el sitio www.noradsanta.org, consultado por más de 20 millones de personas cada Navidad.

“Papá Noel acaba de despegar del Polo Norte!”, había anunciado el Norad.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos declaró en un comunicado que autorizó el ingreso a territorio nacional de los renos de Santa Claus, tras haber verificado que tenían sus vacunas al día.

Esta tradición estadounidense comenzó en 1955, luego de un error de un diario local del estado de Colorado, que publicó un anuncio de la cadena de comercios Sears en el que se invitaba a los clientes a comunicarse telefónicamente con Papá Noel. El número dado, por error, fue el del teléfono rojo del Norad.

Harry Shoup, el oficial de guardia que atendió la primera llamada de un niño peguntando por Papá Noel, ordenó a sus hombres, pasado el desconcierto inicial, que informaran sobre la localización del viejo barbudo.

Actualmente, numerosos voluntarios ayudan a los militares a responder los llamados y correos electrónicos de los niños.

El presidente y la primera dama se suman tradicionalmente a estos esfuerzos contestando algunas de las comunicaciones.

Donald Trump, que deseó “Feliz Navidad” a sus compatriotas desde su residencia en Mar a Lago, Florida, no precisó si contribuirá a perpetuar esa tradición.