Francesca Chinchilla.6 septiembre, 2017

Una cita entre dos jóvenes que se conocieron por Tinder terminó con una llamada a los bomberos para rescatar a la chica. Ocurrió el pasado 7 de agosto, en Bristol.

La pareja cenó en un restaurante y luego se trasladó a la casa del joven para ver una película y tomar unas copitas de vino. Hasta ahí todo parecía bastante normal, hasta que la muchacha pidió usar el sanitario.

“Mi cita se levantó para usar el baño”, cuenta el joven. “Regresó con una mirada de terror, y dijo que tenía algo que decirme”, aseguró Smyth en su publicación en Gofundme.

Según explicó Liam en el escrito, la chica había usado el baño para hacer hacer del "2" y cuando iba a bajar la cadena, esta no funcionó. La mujer se asustó mucho por lo que agarró la caca, la envolvió en pañuelos y la tiró por la ventana, sin darse cuenta que era una doble ventana, es decir: del otro lado había otro vidrio.

“Debido a un capricho de diseño de mi casa, la ventana del inodoro no da al jardín, sino a una estrecha brecha separada del mundo por otra doble ventana que no puede abrirse”, explicó Smyth.

En esa hendija que queda entre ventanas fue donde quedaron los pañuelos que la chica había lanzado. En ese momento el joven iba a romper la ventana con un martillo, pero la cita le dijo que ella se iba a meter por donde se abría la ventana a rescatar los pañuelos, sin embargo, cuando ingresó por el hueco, quedó prensada boca abajo.

“En ese momento solo vi una salida a la situación. Ella llevaba 15 minutos boca abajo y yo estaba empezando a preocuparme por su salud. Llame a los bomberos”, confesó Smyth.

“Se enviaron dos patrullas desde el parque de bomberos de Temple y fue rescatada utilizando herramientas de mano”, confirmó un portavoz de los bomberos de Bristol al diario local Bristol Postque. Después de que Smyth publicara su historia en GoFundme, los bomberos la tuitearon junto a una fotografía de la chica atrapada, 

Para rescatar a la mujer los bomberos debieron romper la ventana, por lo el chico comenzó una campaña en GoFundMe, donde contó toda la historia y pidió ayuda para reparar la ventana.

“Recurro a Internet para pedir ayuda, si alguien pudiera donar un par de libras / dólares / rupias / wons norcoreanos para ayudarme a reparar la ventana estaría eternamente agradecido”, cuenta. “Si no reemplazo la ventana mi casero puede matarme, así que estás literalmente ayudando a salvar una vida”, escribió.

Después de que la historia se hizo viral varias empresas han ofrecido al joven reparar la ventana de manera gratuita por lo que decidió donar todo el dinero recaudado a una institución sin fines de lucro.