Agencia AP.14 abril
Los debates sobre el aborto nunca se detienen.
Los debates sobre el aborto nunca se detienen.

Un tribunal federal de apelaciones falló que los abortos mediante píldoras deben ser permitidos en Texas durante la pandemia de coronavirus.

El gobernador del estado, Greg Abbott, quien es republicano, emitió el mes pasado una orden ejecutiva prohibiendo todo procedimiento médico no esencial para otorgar recursos a la lucha contra el coronavirus, y el fiscal general dictó que los abortos, a excepción de las emergencias médicas, violarían esa orden.

El lunes, un panel de tres jueces falló que los abortos con píldoras sí están permitidos.

El juez James L. Dennis escribió que el intento de Texas de prohibir esos abortos “es fuerte indicio de que la norma es circunstancial y no tiene una ‘relación real o sustancial’ con la crisis de salud pública que estamos experimentando”.

El fin de semana, clínicas de abortos en Texas le solicitaron a la Corte Suprema intervenir en el caso y permitir los abortos con píldoras.

Así se hace

Ese tipo de aborto implica tomar una pastilla en la clínica y luego tomar otra 24 o 48 horas después, usualmente en la casa.

Las clínicas argumentan que ese tipo de aborto no conlleva el uso de mascarillas ni trajes protectores y por lo tanto no inciden en los recursos contra el coronavirus.

Texas permite los abortos vía píldora en las primeras 10 semanas de embarazo.

"Es hora de que el gobernador Abbott deje de usar esta pandemia como excusa para lograr su designio de prohibir todo acceso al aborto", afirmó Nancy Northup, presidenta del Center for Reproductive Rights.

"Sus gestiones carecen de justificación médica, son inconstitucionales y están causando miedo e incertidumbre entre las mujeres", añadió.

Problemas legales

Han surgido desafíos legales parecidos en otros estados que están intentando restringir el acceso al aborto con motivo de la pandemia.

El lunes, un tribunal de Oklahoma ratificó la decisión de una instancia inferior de levantar una prohibición.

En Ohio, un tribunal se negó a considerar la apelación del fiscal general, que pedía revocar la orden de un juez que permitía a las clínicas del estado seguir realizando abortos.