Marcelo Poltronieri, Ap.14 marzo

No es por echarle fuego a la hoguera, pero Costa Rica ya no es el país más feliz del mundo para vivir, según el Informe de Felicidad Mundial.

Y es que con todos los pleitos que se han generado por las elecciones y lo dividido que está el país por ese mismo aspecto, el resultado parece tener lógica ya que el país ni siquiera aparece en el top 10.

Tiquicia pasó de ser el país número en el 2017 al número 13, o sea, estamos como el cangrejo.

Costa Rica había sido declarado el país más feliz del mundo por el Happy Planet Index en el año 2016.

El nuevo país que obtuvo el título es Finlandia, quien fue declarado el país más feliz del mundo en este 2018.

El Informe de Felicidad Mundial (World Happiness Report) publicado este miércoles clasifica a 156 países por su nivel de felicidad, se basa en factores como la esperanza de vida, el estado del bienestar y el nivel de corrupción. Por primera vez este año, el reporte incluye a los migrantes, que fueron evaluados en 117 de las naciones.

Los países nórdicos, que no son especialmente diversos, han liderado la clasificación desde su creación en 2012. Por detrás de Finlandia, su vecina Noruega ocupó la segunda posición. Completando la lista de los primeros 10 están Dinamarca, Islandia, Suiza, Holanda, Canadá, Nueva Zelanda, Suecia y Australia.

Estados Unidos cayó hasta el puesto 18 desde la 14 que ocupó el año pasado en el índice, elaborado por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Finlandia, con una población relativamente homogénea, tiene unos 300.000 extranjeros y residentes de origen foráneo entre sus 5,5 millones de habitantes.

Las mayores comunidades inmigrantes provienen de otros países europeos, pero también de Afganistán, China, Irak y Somalia.

El economista John Helliwell, un codirector del World Happiness Report, observó que todas las naciones del “ top 10 ” obtuvieron las máximas calificaciones en felicidad general y felicidad de los inmigrantes. La felicidad parece ser contagiosa en una sociedad, informó.

“La conclusión más sorprendente del informe es la notable congruencia entre la felicidad de los inmigrantes y los locales” , dijo Helliwell. “ Los que migran a países más felices ganan, los que van a países menos felices pierden” .

Meik Wiking, director del Instituto de Investigación de la Felicidad, con sede en Copenhague, dijo que los cinco países nórdicos que siempre aparecen en los puestos más altos del índice “aciertan en el sentido de crear buenas condiciones para la buena vida” , algo que descubren los recién venidos.

Dijo que la felicidad revelada en el estudio deriva de los sanos niveles de libertad personal y seguridad social que compensan con creces el hecho de pagar “algunos de los impuestos más elevados del mundo” .

“En pocas palabras (los países nórdicos) saben convertir la riqueza en bienestar” , dijo Wiking. Las conclusiones sobre los inmigrantes revelan que “las condiciones bajo las cuales vivimos tienen gran importancia para nuestra calidad de vida: que la felicidad no es solo cuestión de elección” .