Agencia AFP.15 abril
Lugar de Ontario, Canadá, donde cultivan marihuana.
Lugar de Ontario, Canadá, donde cultivan marihuana.

Las grandes tiendas de Estados Unidos están entrando en el mundo de productos como cremas y aceites para el cutis que dicen reducir la ansiedad y ayudar a dormir.

El ingrediente clave de todos estos productos es el cannabidiol, o CBD, un compuesto derivado de la marihuana que no tiene efectos narcóticos.

Los comerciantes tratan de sacar provecho de esta industria floreciente a pesar de que su estado legal y sus beneficios médicos no están muy claros.

Las ventas de productos con CBD generaron unos $2.000 millones en el 2018 en Estados Unidos, de acuerdo con Cowen & Bo. Esa empresa calcula que para el 2025 habrá ventas por $16.000 millones.

El CBD aparece en todo, desde productos para perros hasta ungüentos para el baño.

La empresa Authentic Fitness planea vender cremas para los pies, aceites y jabones con CBD a través de la compañía de calzados Nine West a partir de fin de año. Y CVS Health, una cadena nacional de farmacias, está empezando a vender cremas, sprays, lociones y pomadas con CBD en más de 800 locales de siete estados. Sus rivales Walgreens y Rite Aid la están imitando.

“Hay grandes oportunidades de expansión”, afirmó Matthew Mazzucca, director creativo de Barneys, que ya vende cremas y accesorios con CBD.

Agregó que las empresas deben manejarse con cuidado ya que no está clara la parte legal de este negocio.

En veremos

El boom del CBD se mantiene a pesar de que no hay muchas pruebas de que tenga beneficios para la salud. Si uno cree lo que se dice, combate los dolores, la ansiedad y ayuda a dormir y a concentrarse.

La mayoría de los estudios hechos hasta ahora fueron con ratas y en laboratorios. Hay solo estudios en menor escala con humanos.

Algunas firmas que ofrecen productos con CBD usan un lenguaje ambiguo sobre sus bondades.

Y eso es suficiente para mucha gente.

En California, donde la marihuana es legal, tiene muchos compradores. AFP
En California, donde la marihuana es legal, tiene muchos compradores. AFP

“Somos una sociedad cada vez más ansiosa y la gente quiere curas”, dijo Kit Yarrow, psicólogo y profesor de la Golden Gate University de San Francisco. "Hay una creciente desconfianza en las grandes empresas y en las compañías farmacéuticas y la gente busca curas que parecen más reales y saludables”.

Amy Nichols, experta en alimentos de Indianápolis, refleja esa desconfianza. Nichols, de 46 años y quien tiene problemas con su sistema inmunológico, usa aceites con CBD de marca Recept que se coloca debajo de la lengua.

“Para mí, es una solución más natural para tratar mis síntomas que tomar analgésicos”, expresó Nichols. “Tengo más energía. Hago más cosas. No siento tantos dolores y estoy más activa”.

Cada estado y ciudad tiene sus propias normas respecto al CBD. En Nueva York, por ejemplo, está prohibido vender bebidas y alimentos con CBD. Estados como Ohio y California están tomando medidas similares. El gobernador de Maine, en cambio, autorizó en marzo los productos alimenticios con CBD tras haberlos prohibido antes.

Tienen permiso

Una ley nacional aprobada el año pasado dio a los estados y al Departamento de Agricultura autoridad para regular la industria del “hemp”, o cannabis índica, un tipo de cannabis con un alto contenido de CBD. Esto abrió las puertas a los productos con CBD derivados de ese tipo de cannabis.

La misma ley, no obstante, dio a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autoridad sobre los productos alimenticios y esa dependencia dijo que es ilegal usar CBD o THC –otro compuesto que droga como la marihuana– en comida para personas o animales y también en bebidas, así como transportarlo a otros estados. También es ilegal el uso de CBD en suplementos alimenticios.

Cadenas grandes como CVS y Walgreens se limitan a vender cremas y lociones sobre las cuales la FDA no ha expresado preocupación. Otros se tiran el lance y venden bebidas y suplementos con CBD.