Redacción .7 noviembre, 2020

Donald Trump sigue sangrando por la herida.

El presidente de los Estados Unidos, lejos de salir a reconocer la victoria de Joe Biden en las elecciones para presidente, utilizó su cuenta de Twitter, la tarde de este sábado, para insistir en que ganó la elección y que hubo situaciones extrañas durante las votaciones, dando a entender que no perdió la elección, sino que se la robaron.

Donald Trump parece que no va a reconocer que perdió. Foto: AFP
Donald Trump parece que no va a reconocer que perdió. Foto: AFP

“Los observadores no fueron permitidos en las salas de contar. Gané las elecciones, obtuve 71.000.000 de votos legales. Sucedieron cosas malas que nuestros observadores no pudieron ver. Nunca ocurrió antes, ¡millones de boletas por correo se enviaron a personas que nunca las pidieron!”, escribió Trump en Twitter.

De hecho, Twitter marcó ese mensaje de Trump como dudoso, para que la gente esté alerta y sepan de una vez que el hombre puede estar mintiendo, ya que las afirmaciones no tienen ningún sustento.

El mandatario escribió otro tuit, con cinco minutos de diferencia, en el que puso: “71.000.000 de votos legales. ¡Lo máximo para un presidente en funciones!”, o sea, que el hombre todavía no lo supera.

Esta postura de Trump viene desde hace varios días y parece que la sostendrá.

“Joe Biden no debería declarar la victoria para la presidencia de forma errónea. Yo también podría reivindicarla. ¡Los procedimientos judiciales no han hecho más que empezar!”, declaró en Twitter el viernes pasado.

Trump recalcó que había estados que no habían certificado los resultados y que su campaña lanzó varias disputas legales que "podrían determinar quien es el vencedor".

Sin embargo, los conteos casi completos en cada estado muestran una ventaja para Biden irremontable, lo que permitió a las grandes cadenas estadounidenses darlo por vencedor, una costumbre en cada elección.

Después de que los medios dieron a Biden como ganador en Pensilvania y en Nevada este sábado, se proyecta que reunirá al menos 279 votos en el Colegio Electoral, que es el que elige al presidente, superando el umbral de los 270 votos necesarios para llegar a la Casa Blanca.

Algunas muestras de cariño para Donald Trump. Foto: AFP
Algunas muestras de cariño para Donald Trump. Foto: AFP

En una conferencia de prensa del equipo de campaña de Trump en Filadelfia, su abogado personal Rudy Giuliani afirmó que Trump no está listo para conceder la victoria a su oponente.

"Evidentemente no va a conceder cuando hay al menos 600.000 votos en cuestión", indicó, sin entregar pruebas.

Trump sostiene que en Pensilvania no se permitió a los observadores republicanos un "acceso significativo" para supervisar el escrutinio. Hay quejas en varios estados por acceso insuficiente al proceso de conteo.

Varios líderes republicanos se cuadraron con el presidente, incluyendo el senador Lindsey Graham, quien insistió en que las acusaciones de irregularidades en el voto deben ser tomadas en serio y no escondidas bajo la alfombra.

“Los resultados de las elecciones no son determinados por los medios, deben ser certificados por recuentos de voto”, agregó indicando que las autoridades de Pensilvania deberían tomar esas acusaciones de forma seria, antes de certificar un resultado definitivo.