AP.17 julio

Los expertos dicen que “El Chapo” probablemente terminará en la prisión “ Supermax” del gobierno federal en Florence, Colorado, conocida como la “ Alcatraz de las Rocallosas ” .

Una cárcel de super máxima seguridad es a donde irá El Chapo. Foto AP.
Una cárcel de super máxima seguridad es a donde irá El Chapo. Foto AP.

A la mayoría de los reclusos de Supermax se les da un televisor, pero su única vista real del mundo exterior es una ventana de 10 centímetros (4 pulgadas) . Tienen un contacto mínimo con otras personas y tienen todos sus alimentos en sus celdas.

Aunque el juicio estuvo dominado por la figura de Guzmán como un delincuente casi mítico, armado con una pistola con diamantes y que se mantenía un paso por delante de las autoridades, el jurado no ha oído al propio Guzmán salvo cuando dijo al juez que no declararía.

Sin embargo, las pruebas presentadas durante el proceso apuntan a que su decisión de guardar silencio en el puesto de la defensa va contra su naturaleza: varios testigos dijeron al jurado que le encanta su propia historia de cómo pasó de la pobreza a la riqueza gracias al narcotráfico y siempre estaba interesado en encontrar a un escritor o guionista que la narrara.

Así será la celda de El Chapo, un cuartito pequeñito y de seguro sin los lujos que tuvo en México. Foto AP.
Así será la celda de El Chapo, un cuartito pequeñito y de seguro sin los lujos que tuvo en México. Foto AP.

También hubo reportes de que quería declarar en su defensa hasta que sus abogados le convencieron de lo contrario, de modo que su vista para sentencia es su última oportunidad de ser el centro de atención.

Diga lo que diga, es probable que encaje con la versión de la defensa de que es el chivo expiatorio de otros capos a los que se les dio mejor sobornar a políticos y fuerzas de seguridad mexicanas para que les protegieran mientras el gobierno estadounidense miraba para otro lado.

La fiscalía describe un imperio que financiaba aviones privados, grandes casas en primera línea de playa y un zoo privado. Y las posibilidades de que el gobierno estadounidense pueda cobrar la indemnización de aproximadamente 12.500 millones de dólares son inexistentes.

El abogado defensor Jeffrey Lichtman afirmó hace poco que el caso del gobierno era “todo parte de un juicio espectáculo” .