GDA / El Tiempo / Colombia.3 diciembre
El narco tuvo varias reuniones y encuentros con prostitutas en Cartagena.
El narco tuvo varias reuniones y encuentros con prostitutas en Cartagena.

En un lujoso hotel en Cartagena, Colombia, fue capturado el lunes en la madrugada César Emilio Peralta, alias César el Abusador, considerado como el narcotraficante más poderoso de República Dominicana, por lo que el FBI lo tenía en la lista de los 10 narcos más buscados en el mundo.

De hecho, el FBI ofrecía $100.000 de recompensa por el capo, a quien calificaban como un hombre armado y peligroso.

“Es buscado por su presunta participación en el tráfico de drogas entre 2007 y 2017 en los países de República Dominicana, Venezuela, Colombia, Estados Unidos y Puerto Rico”, aseguraba la agencia norteamericana antes de la captura.

Las autoridades tuvieron que actuar rápido porque había una gran posibilidad de que se les escapara de las manos.

“Se logró establecer que Peralta se encontraba desde hace unos días en Cartagena y que en las próximas horas viajaría con destino a Panamá”, explicó el general Henry Sanabria, comandante de la Policía en Cartagena, quien aseguró que esto se dio gracias al trabajo en conjunto de la Fiscalía colombiana, la DEA (Administración para el Control de Drogas), el FBI y la Policía de República Dominicana.

Las autoridades dominicanas dicen que la red de Peralta utilizaba República Dominicana como puente para el tránsito de drogas ilegales desde Sudamérica a Estados Unidos. Dicha red fue desmantelada en agosto con la clausura de varios clubes y restaurantes en Santo Domingo que se cree eran utilizados para lavar sus ganancias, desde entonces ha estado prófugo.

Paralelo a eso, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo incluyó en la lista Clinton por lavado de activos y tráfico de cocaína con destino a su país.

Contra Peralta podría abrirse un proceso paralelo por trata de personas, ya que se afirma que en reconocidos clubes de República Dominicana llevaba a mujeres colombianas y venezolanas para ser explotadas sexualmente.

El narco ahora solo espera la orden de extradición que lo lleve directo ante un juez y luego a una cárcel de máxima seguridad en los Estados Unidos.

“Permanece en Cartagena hasta que realicemos los trámites internos con las autoridades de los Estados Unidos para su entrega. Las medidas de seguridad tienen que ser bastante fuertes porque él tiene la tendencia a pagar por la fuga o que lo rescaten, por la tanto requerimos de un poderoso esquema de seguridad”, explicó el general Henry Cely.