AFP .6 septiembre, 2020
Los artistas no avisan dónde tocarán, de pronto sacan sus instrumentos y deleitan a la gente. (Photo by Angela Weiss / AFP)
Los artistas no avisan dónde tocarán, de pronto sacan sus instrumentos y deleitan a la gente. (Photo by Angela Weiss / AFP)

El sonido de las cuerdas se eleva el viernes por la noche desde un pequeño triángulo verde en el centro del distrito de Brooklyn, viene de los instrumentos de los músicos de la orquesta filarmónica de Nueva York, lejos de su habitual sede en el Lincoln Center de Manhattan.

Con la temporada de otoño cancelada y la sala cerrada debido al coronavirus, Quan Ge, Cong Wu y sus violines actúan frente a la furgoneta de la orquesta, que acertadamente se llama Bandwagon, un juego de palabras entre "tren en marcha" y "vehículo de la orquesta".

La filarmónica eligió ese nuevo formato, que presenta tres veces al día los viernes, sábados y domingo, hasta mediados de octubre, para encontrarse con los neoyorquinos en las calles.

Anthony Roth Constanzo agradece el calor y contacto con el público, algo que extrañaba muchísimo, asegura. (Photo by Angela Weiss / AFP)
Anthony Roth Constanzo agradece el calor y contacto con el público, algo que extrañaba muchísimo, asegura. (Photo by Angela Weiss / AFP)

Algunos pasan sin ver, pero otros se detienen a escuchar estas melodías que se mezclan con los ruidos de la ciudad, como la bocina de un camión cuyo tono coincide milagrosamente con la canción.

“En este momento es como si la ciudad fuera nuestra orquesta y que nosotros fuéramos los solistas”, se maravilla Anthony Roth Costanzo, cantante de ópera y productor de esta serie de mini-conciertos “pop-up”, que se apoderan de los cuatro rincones de la metrópoli sin anunciarse de antemano.

“En este periodo de pandemia, de cambio social, estamos explorando nuevas formas para entrar en contacto con la gente”, explica el contratenor. “Tenemos que reinventar las formas de ir a los conciertos.

"No se trata solo de que la gente venga a nuestra casa, a nuestro local, se trata de presentarnos al mundo y mostrar lo que la música puede hacer", añade.

El improvisado público agradece el gran espectáculo. (Photo by Angela Weiss / AFP)
El improvisado público agradece el gran espectáculo. (Photo by Angela Weiss / AFP)

Además del lugar, la orquesta filarmónica más antigua de Estados Unidos (178 años) también ha ampliado su repertorio para atraer a los espectadores.

En el pequeño jardín público, a pocos metros de la Academia de Música de Brooklyn, los músicos, utilizando tapabocas y separados como mandan los protocolos sanitarios, terminan con la balada “Somewhere” del musical “West Side Story”.

Los miembros de la banda cambiaron su sobria indumentaria de la sala de conciertos por camisetas y gafas de sol y animan al público a acercarse e incluso a bailar.

Anthony Roth Costanzo está a cargo de la animación entre canciones, con un micrófono en mano desde la parte trasera de la camioneta.

Los conductores bajan las ventanillas para escuchar algunas notas de un arreglo de cuerdas del himno tributo de Nueva York "Empire State of Mind (Part II)" de la cantante pop Alicia Keys.

“Necesitamos un escenario”
El cajón del carro y la acera es el escenario de estos artistas. (Photo by Angela Weiss / AFP)
El cajón del carro y la acera es el escenario de estos artistas. (Photo by Angela Weiss / AFP)

“¡Te amo!” grita Lorri, una mujer con lágrimas en los ojos después de la seria interpretación de “Lachrimae Pavan”.

"Me conmovió", dice poco después, emocionada por este concierto que para ella es "un regalo del cielo".

Desde el comienzo de la pandemia y el cierre de la mayoría de las salas de espectáculos en Estados Unidos, los conciertos virtuales se han multiplicado en un intento por llenar el vacío.

“No es lo mismo”, según Cong Wu. “La música es la comunicación y necesitamos un escenario”, precisa.

La Filarmónica mantiene en secreto la ubicación de estas actuaciones al aire libre para evitar las multitudes y crear condiciones para una propagación de la covid-19.

Pero incluso frente a unas pocas docenas de espectadores elegidos al azar, no todos ellos amantes de la música clásica, con la debida distancia "es agradable sentir la energía de la gente", se regocija el violinista.

"Hubo un momento al final, cuando los violines se callaron, en el que hubo un silencio perfecto, del tipo que se escucha en una sala de conciertos", dice Anthony Roth Costanzo.

“Podía sentir que la gente se ponía en contacto”, afirma. “No sólo entre ellos y nosotros, sino también entre nosotros. Es tan importante en el mundo de hoy”, subraya.

El sonido de los violines se mezcla con la
El sonido de los violines se mezcla con la "música" de la ciudad. (Photo by Angela Weiss / AFP)