Internacionales

Florida comienza a contar las víctimas de Ian

Temen que haya decenas de fallecidos

Escuchar este artículo

Florida empezó el jueves a constatar los considerables daños causados por el huracán Ian, en un panorama de ciudades devastadas, millones de personas sin electricidad y temores de que el costo humano pueda ser “sustancial”.

Al menos ocho personas murieron en este estado costero del sur de Estados Unidos, donde se multiplican las imágenes de calles transformadas en canales de aguas turbias, embarcaciones tiradas al suelo como simples juguetes y casas destrozadas.

“Este podría ser el huracán más letal en la historia de Florida”, dijo el presidente estadounidense, Joe Biden, durante una visita a las oficinas de la agencia federal que combate los desastres naturales, FEMA, en Washington.

“Los números (...) aún no están claros, pero recibimos informaciones que dan cuenta de una sustancial pérdida de vidas”, agregó, asegurando que quiere ir lo antes posible a Florida pero también a Puerto Rico, un territorio estadounidense en el Caribe recientemente golpeado por el huracán Fiona.

Un funcionario del condado de Charlotte, en el oeste de Florida, confirmó a CNN la muerte de seis personas, sin dar más detalles.

Un portavoz del condado de Volusia, en la costa este, anunció haber registrado “la primera muerte vinculada al huracán Ian”, un hombre de 72 años “que salió a vaciar su piscina durante la tormenta”.

Un funcionario del condado de Osceola, en el centro-este del estado, informó a CNN sobre la muerte de un residente de una casa de retiro.

En tanto, proseguía la búsqueda de 18 personas desparecidas el miércoles luego de que una embarcación de migrantes naufragara cerca del archipiélago de los Cayos. Cuatro cubanos nadaron hasta la orilla en los Cayos de Florida y la guardia costera rescató a otros cinco.

Luego de una noche de angustia, los residentes de Florida revisaban el jueves sus hogares y comunidades.

En la pequeña ciudad de Iona, en la costa oeste, Ronnie Sutton, que aún no ha podido regresar a casa, dijo estar convencido de que el agua lo había destruido todo.

“Es terrible. Supongo que es el precio a pagar cuando vives al nivel del mar. A veces te sale el tiro por la culata”, se lamentó.

A unos 20 km de allí, en Fort Myers, el aumento de las aguas sumergió algunos botes y empujó a otros a las calles del centro.

“Eran ruidos aterradores, con escombros volando por todas partes, puertas por el aire”, dijo Tom Johnson, un residente testigo de la destrucción.

“Nunca habíamos visto inundaciones como estas”, aseguró el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis.

“Algunas áreas, como Cape Coral, la ciudad de Fort Myers, se inundaron y quedaron realmente devastadas por esta tormenta”, continuó, calificando la destrucción como “histórica”.

Ian, degradado a tormenta tropical, tocó tierra el miércoles por la tarde como huracán de categoría 4 (en una escala de 5) en el suroeste de Florida, antes de continuar su paso por el estado, con fuertes vientos y lluvias torrenciales.

La tarde del jueves, más de 2,6 millones de viviendas o comercios permanecían sin luz, de un total de 11 millones, según el sitio especializado PowerOutage.

Punta Gorda, un pequeño pueblo costero ubicado en la trayectoria del huracán, amaneció sin energía eléctrica. Ian arrancó algunos árboles y derribó postes de electricidad y letreros de calles. Sus lluvias inundaron las calles del pequeño puerto, donde el agua todavía llegaba le llegaba a la gente a las pantorrillas el jueves por la mañana.

“Era incesante. El viento soplaba constantemente sobre nuestras cabezas. Podíamos escuchar el metal golpeando contra el edificio. Estaba oscuro. No sabíamos qué estaba pasando afuera”, contó Joe Ketcham, un residente de 70 años.

Ante la magnitud de los daños, Biden declaró el estado de desastre natural mayor, una decisión que permite liberar fondos federales adicionales para las regiones afectadas.

Aunque debilitada, la tormenta Ian continuó su marcha destructiva hacia Carolina del Sur el jueves.

Se espera que se fortalezca, recuperando fuerza de huracán cuando toque tierra el viernes antes de debilitarse rápidamente de nuevo, según meteorólogos.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos pronostica que Ian provocará “inundaciones, marejadas ciclónicas y fuertes vientos” en porciones de los estados de Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte.

A medida que la superficie de los océanos se calienta, aumenta la frecuencia de los huracanes más intensos, con vientos más fuertes y mayor precipitación, pero no el número total de huracanes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.