Agencia AP.29 marzo
Tel Aviv, Israel, a orillas del Mediterráneo. AFP
Tel Aviv, Israel, a orillas del Mediterráneo. AFP

Las calles y las ciudades de medio planeta se ven más desoladas que nunca.

Más de 3.000 millones de personas en todos los continentes están en sus casas en un mundo asustado ante el avance de una pandemia que ha causado más de 31.000 muertos y azota especialmente a España y a Italia, mientras en China la vida intenta regresar a la normalidad poco a poco.

Italia y España son los países del mundo que registran los balances de muertos más trágicos.

Adís Abeba, Etiopía. Pocos se animan a salir a la calle. AP
Adís Abeba, Etiopía. Pocos se animan a salir a la calle. AP

En Italia, la COVID-19 ha matado a casi 1.000 personas en 24 horas, una cifra inédita para un solo país desde el comienzo de la pandemia. El total de fallecidos es ahora de 9.134.

San José no es la excepción en eso de calles vacías. Albert Marín.
San José no es la excepción en eso de calles vacías. Albert Marín.

En España, las cifras anunciadas este sábado son igualmente desoladoras: 832 fallecidos en 24 horas y un saldo total de decesos ya supera los 5.000.

Ciudad Vieja de Vilnius, en Lituania. AFP
Ciudad Vieja de Vilnius, en Lituania. AFP

Especialmente castigada está la región de Madrid, donde el balance de muertos es de 2.757. A partir del lunes se habilitará una segunda morgue en la capital en una instalación pública hasta ahora inutilizada. Se sumará así a la ya instalada en la pista de patinaje sobre hielo de un centro comercial.

Roma sin turistas, una imagen poco común. AP
Roma sin turistas, una imagen poco común. AP

El ejército y las autoridades locales también tuvieron que habilitar en un pabellón de congresos de Madrid un hospital de campaña con capacidad para un máximo de 5.500 camas.

Según cálculos de la AFP con base en cifras oficiales, este sábado había más de 600.000 casos registrados de coronavirus en el mundo.

Chinatown de Londres, un desierto en la ciudad. AP
Chinatown de Londres, un desierto en la ciudad. AP

El país con más contagios es Estados Unidos, con un total de 100.000 y 1.600 fallecidos. Esta situación llevó al presidente Donald Trump a ordenar por decreto al fabricante de automóviles General Motors producir respiradores artificiales, que se agotan en los hospitales y son vitales para los pacientes.

Lukla, la principal puerta al Everest. Nadie sube ahora al techo del mundo. AFP
Lukla, la principal puerta al Everest. Nadie sube ahora al techo del mundo. AFP

"Están racionando los equipamientos", dice Diana Torres, de 33 años, enfermera en un hospital de Nueva York principal foco de la epidemia en Estados Unidos. "Nos tenemos que poner una bolsa de plástico sobre la ropa de protección con la que trabajamos para que dure más tiempo", afirmó.

Barcelona, antes bulliciosa, se ve ahora desolada. AFP
Barcelona, antes bulliciosa, se ve ahora desolada. AFP

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que "la escasez crónica mundial de equipos de protección individuales" para el personal sanitario representa una "amenaza inminente" en la lucha contra la enfermedad.

"Hay mucho desabastecimiento de todo y hace falta mucho trabajo para conseguir cosas tan simples como guantes, termómetros, paracetamol o geles", explicaba en una entrevista con la AFP Toni Dovale, jugador de fútbol español y farmacéutico, que cambió el balón por la bata blanca ante el avance de la pandemia.

Dresden, Alemania. La gente se refugia en sus casas. AFP
Dresden, Alemania. La gente se refugia en sus casas. AFP
Un tren para en Wuhan

En China, la ciudad de Wuhan, donde brotó el virus en diciembre, sale poco a poco de su confinamiento.

Este sábado, un tren paró en Wuhan por primera vez desde el inicio de la pandemia. Hasta ahora, nadie podía ingresar en la ciudad, salvo personal médico y trabajadores encargados de suministrar bienes de primera necesidad.

"Mi hija y yo estábamos emocionadas cuando el tren se acercó" a Wuhan, explicaba una mujer de 36 años, que prefirió no dar su nombre.

Debido al confinamiento, no veía a su marido desde hacía diez semanas. Cuando su hija lo vio, "corrió hacia su padre y yo no pude evitar llorar", relataba a la AFP. Los recién llegados son sometidos a estrictos controles sanitarios.

Cali, Colombia, calles vacías por todo lado. AFP
Cali, Colombia, calles vacías por todo lado. AFP

En Francia, quinto país en número de muertos según los cálculos oficiales, el gobierno prolongó el confinamiento dos semanas, hasta el 15 de abril y avisó de que los días venideros serán "difíciles".

El sábado, pacientes del este del país, especialmente golpeado por el coronavirus, fueron trasladados a Alemania en helicópteros militares.

El Reino Unido, donde el primer ministro Boris Johnson anunció que estaba infectado, pero con síntomas leves, se prepara para una ola gigantesca de pacientes en los hospitales.

Carreteras en Zurich, Suiza. AP
Carreteras en Zurich, Suiza. AP

Rusia, el último país importante en no haber tomado medidas de confinamiento generalizado, decidió cerrar a partir de este sábado los restaurantes y la mayoría de las tiendas antes de una semana feriada.

De esta manera las autoridades esperan que los rusos se queden en casa aunque no estén obligados a hacerlo.

Najaf, en Iraq; parques sin nadie que juegue. AFP
Najaf, en Iraq; parques sin nadie que juegue. AFP