Agencia AP.Hace 5 días
La joven hablará incluso ante el Congreso de Estados Unidos. AP
La joven hablará incluso ante el Congreso de Estados Unidos. AP

La joven militante ecologista sueca Greta Thunberg se plantó este viernes delante de la Casa Blanca para participar en una manifestación que dará comienzo a varias semanas de movilizaciones sobre el cambio climático en Estados Unidos y en la sede de la ONU.

Thunberg no mantendrá reunión alguna con el presidente estadounidense, Donald Trump, ni con sus colaboradores.

La joven de 16 años no es tan conocida en Estados Unidos como en Europa, pero durante su permanencia en Washington, que se extenderá por seis días, recibirá varios homenajes, entre ellos un premio que le será entregado por Amnistía Internacional el lunes, e intervendrá ante el Congreso, el 18 de septiembre, a iniciativa de legisladores demócratas.

El miércoles participó en el programa televisivo The Daily Show, en Nueva York, durante el cual llamó a los jóvenes a movilizarse para frenar el calentamiento global ante la falta de reacción de los políticos más veteranos.

"Para nosotros la amenaza es directa, pero tenemos la impresión de que ellos piensan: '¿para qué movilizarnos si yo ya estaré muerto?", dijo en esa entrevista.

La jovencita cruzó el Atlántico para llamar a la reflexión por el planeta. AP
La jovencita cruzó el Atlántico para llamar a la reflexión por el planeta. AP
Por mar en velero

La adolescente sueca llegó a Estados Unidos el 28 de agosto a bordo de un velero para evitar emisiones contaminantes.

Thunberg comenzó una huelga escolar en Estocolmo en agosto de 2018 y dio nacimiento a un movimiento mundial de jóvenes que deciden ausentarse de clases algunos viernes para participar en acciones que convocan a una acción urgente contra el cambio climático.

La próxima gran "huelga de la escuela por el clima" se llevará a cabo el 20 de septiembre, y la alcaldía de la ciudad de Nueva York decidió que ese día los alumnos de sus 1.700 centros educativos podrán participar en ella sin que se les compute una falta.

"Aplaudimos cuando nuestros alumnos toman la palabra de manera respetuosa y pacífica sobre temas que los movilizan", señaló el municipio el jueves, subrayando que promoverá en centros escolares los debates sobre el cambio climático y la importancia de participar en las discusiones públicas.

Un 38% de los estadounidenses consideran que el cambio climático supone "una crisis", mientras que igual porcentaje cree que "es un problema de gran importancia pero no una crisis", de acuerdo con una encuesta publicada el viernes por el Washington Post.

La mitad de los consultados estiman que deberán "realizar sacrificios menores", añade el sondeo.

El gobierno de Trump es totalmente ajeno a estas preocupaciones.