AFP .25 septiembre, 2020

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pospuestos para 2021 debido a la pandemia, dieron a conocer un plan para simplificar el evento que, al mismo tiempo, lo haría uno de los más humilditos.

Hasta las mascotas podrían salir rascando, con tal de ahorrar platica. Archivo
Hasta las mascotas podrían salir rascando, con tal de ahorrar platica. Archivo

Fiestas de bienvenida a los deportistas anuladas, reducción del número de billetes ofrecidos a dirigentes, miembros de la organización de los Juegos y medios de comunicación, menos mascotas y fuegos artificiales... Más de 50 medidas de ahorro han sido presentadas, a menos de diez meses de la ceremonia de inauguración de los Juegos, prevista para el 23 de julio de 2021.

El evento será menos grandioso que las últimas ediciones, con delegaciones nacionales reducidas en un 10 o un 15%. El número de deportistas no se verá, sin embargo, afectado, precisaron los organizadores.

La simplificación del programa de las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos, habitualmente fastuosas, está en estudio todavía.

“Lo que había sido propuesto inicialmente (para estas ceremonias) ha cambiado radicalmente”, declaró en una rueda de prensa el presidente del comité de organización japonés, Yoshiro Mori.

“Serán tal vez más simples y más modestas”, añadió, esperando que estas ceremonias traerán de todas maneras alegría.

Modelo de Tokio

El costo revisado de los Juegos no ha sido revelado todavía por los organizadores. En diciembre de 2019, antes de su aplazamiento, habían evaluado la factura total en 12.824 millones de dólares para la parte japonesa.

La suma se vería aumentada por la renegociación de las reservas de los sitios olímpicos y de los medios de transporte, o la prolongación de los contratos del personal de organización para un año suplementario.

Pese al coronavirus y una factura hinchada, los Juegos de Tokio deben realizarse, insistió este viernes el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates, en videoconferencia.

“No queremos y no podemos ignorar a toda una generación de deportistas olímpicos”, señaló.

“Lo que nos disponemos a hacer, con estas simplificaciones y con esta eficiencia, va a dejar una herencia importante que llamamos el ‘modelo de Tokio’, unos Juegos adaptados a un mundo posterior al coronavirus", declaró Coates.

Sin embargo, el fervor olímpico cayó netamente en Japón, debido al coronavirus: menos de un tercio de las personas interrogadas en los sondeos realizados este verano (boreal) desea que los Juegos tengan lugar en 2021.

Negociaciones complejas están en curso entre los organizadores y las autoridades japonesas sobre la manera de organizar los Juegos con seguridad, incluso si la pandemia no está todavía controlada en las fechas programadas.

Coates habló el viernes de la posibilidad de test regulares y de una vacuna obligatoria, siempre que estén disponibles para esas fechas.