Internacionales

La última comida de siete criminales terribles antes de ser ejecutados

El “payaso asesino” y la “doncella de la muerte” asesinaron sin piedad y fueron condenados a la pena capital

Escuchar este artículo

El 22 de setiembre de 2011, el estado de Texas, en Estados Unidos, tomó la decisión de eliminar la comida “especial” que se les ofrecía a los condenados a muerte el día de su ejecución.

Antes de que el director ejecutivo del Departamento de Justicia Criminal de Texas, Brad Livingston, eliminara este beneficio, muchos reclusos alcanzaron a disfrutar una última comida que se les antojaba.

Eso sí, algunas fueron bastante extrañas. Pollo, helado y frituras son algunos de los alimentos que varios de los presos escogieron para deleitarse antes de que fueran enviados a morir.

Conocido como “Pogo” o el “Payaso Asesino”, John Wayne Gacy fue un asesino estadounidense que violó y mató a 33 jóvenes y los enterró en su propiedad.

Por la atrocidad de sus crímenes, el 13 de marzo de 1980 fue sentenciado a varias cadenas perpetuas y a pena de muerte. El 10 de mayo de 1994 fue el día de su ejecución por inyección letal.

La Policía de Chicago declaró que antes de su fallecimiento pidió una docena de camarones fritos, un balde de pollo de KFC con papas fritas y medio kilo de fresas.

Nacida el 29 de octubre de 1932 en Carolina del Sur, Margie Velma Bullard envenenó a cuatro personas: su pareja, Stuart Taylor, su madre, Lillian Bullard, y dos ancianos que estaban a su cargo.

De acuerdo con el reporte oficial de la Policía de Carolina del Norte, antes de su ejecución, la cual se llevó a cabo el 2 de noviembre de 1984, Velma decidió no usar el beneficio de la comida. Sin embargo, la prisión le dio una bolsa de Cheez Doodles (algo similar a los meneitos) y una lata de Coca Cola.

Apodada “la Doncella de la muerte” y “la Mujer araña”, Aileen Carol Wuornos, nacida Míchigan, Estados Unidos, fue una homicida que asesinó a siete hombres. Mientras trabajaba como prostituta, ellos intentaron violarla y por eso los atacó, dijo en el juicio.

En el estado de Florida, Aileen fue declarada culpable por asesinato en primer grado y sentenciada a morir por inyección letal.

De acuerdo con el comunicado de la Policía de Florida, el día de su muerte, rechazó la comida que le ofrecían y en cambio recibió una taza de café. La ejecución fue el 9 de octubre del 2002.

Victor Harry Feguer, nacido en Michigan, fue el asesino del doctor Edward Bartels, de 34 años.

Feguer se hizo pasar por teléfono por una mujer que necesitaba atención médica y luego secuestró y mató a Bartels en el estado de Illinois.

Feguer fue sentenciado a ejecución por ahorcamiento el 15 de marzo de 1963, a cargo de la penitenciaría del estado de Iowa.

Según la declaración oficial de la Penitenciaría, el alimento que pidió para su última comida fue una aceituna con semilla. El extraño pedido tenía un mensaje de fondo, pues el recluso señaló que esperaba que un olivo brotara de su tumba como “señal de paz”.

Nacido el 19 de octubre de 1952 en Estados Unidos, James Edward Smith fue el asesino de Larry Don Rohus, un hombre de 44 años que trabajaba en un cajero de Union National Life Insurance Company en Texas.

Luego de robar el lugar, Smith le disparó dos veces hasta causarle la muerte.

El 5 de abril de 1984 fue declarado culpable de homicidio y condenado a muerte el 11 de mayo de 1988. Ese día pidió tierra rhaeakunda, un barro utilizado en rituales vudú.

La extraña petición fue negada por la Policía, ya que no estaba incluida la suciedad como parte de la lista de los alimentos aprobados.

Por esta razón, las autoridades le ofrecieron un yogur. La ejecución intentó ser suspendida por su mamá; ella buscó, junto a abogados, que le perdonaran la vida a James. No obstante, la Corte Suprema lo negó y el 26 de junio de 1990 murió tras una inyección letal.

Philip Ray Workman, quien nació el 1 de junio de 1953 en el estado de Kentucky, fue condenado el 11 de mayo de 1982 por robo, asalto agravado y asesinato en primer grado.

Le quitó la vida al teniente de Policía Ronald Oliver, tras haber intentado el robo de un restaurante de la cadena Wendy’s. Fue sentenciado a ejecución por inyección letal para el día 9 de mayo de 2007.

Workman pidió que su última comida fuera una pizza vegetariana, pero buscó donarla a los habitantes de calle, algo que la Policía no aceptó.

Timothy James McVeigh, nacido el 23 de abril de 1968 en Nueva York, fue un terrorista, autor del atentado en la ciudad de Oklahoma el 19 de abril de 1995.

El criminal diseñó un carro bomba que mató a 168 personas y casi 680 fueron heridas.

El 13 de junio de 1997 fue declarado culpable de 11 cargos diferentes y fue condenado a muerte. Su última comida fueron dos vasos de helados de chocolate con menta.

Murió a los 33 años en el estado de Indiana el 11 de junio de 2001.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.