El Mercurio/GDA/Chile.25 octubre, 2019
Ya se sabe que son unos animales vivísimos.
Ya se sabe que son unos animales vivísimos.

A las muchas cosas que las ratas pueden hacer, ahora se suma la capacidad de manejar unos miniautos para obtener comida.

Esta nueva habilidad sugiere que sus cerebros son más flexibles de lo que se creía y señalan las bondades de estar en un ambiente con objetos con los que se puede interactuar, “lo que lleva a una mayor flexibilidad conductual y neuroplasticidad”, según la académica de la U. de Richmond Kelly Lambert, líder del equipo que realizó la investigación.

Las ratas que estaban en un “ambiente complejo enriquecido, por ejemplo con objetos interesantes para interactuar, aprendieron a conducir”, a diferencia de las que estaban en las típicas jaulas de laboratorio.

Estos hallazgos, indica Lambert, “podrían ser utilizados para investigar los efectos de la enfermedad de Parkinson sobre las habilidades motoras y la conciencia espacial” y para “entender mejor los efectos de la motivación sobre la depresión”.