AFP .1 enero

Unas 2.500 personas asistieron a una fiesta ilegal de año nuevo en el noroeste de Francia, lo que provocó violentos enfrentamientos con la policía, que no pudo detenerla y sembró la preocupación por la propagación del coronavirus, informaron las autoridades este viernes.

¿En qué cabeza se va a meter a uno a una pelota de esas con el covid-19 fuera de control? Foto: AFP
¿En qué cabeza se va a meter a uno a una pelota de esas con el covid-19 fuera de control? Foto: AFP

Los fiesteros habían organizado el evento clandestino en Lieuron, al sur de Rennes, en el departamento de Bretaña, después de escaramuzas con la policía, dijo un comunicado de la prefectura local. Muchos seguían en el lugar el viernes cuando se instaló un cordón sanitario a su alrededor.

Los gendarmes locales intentaron “impedir este evento, pero enfrentaron una feroz hostilidad por parte de muchos asistentes a la fiesta” que prendieron fuego a uno de sus autos y arrojaron botellas y piedras, dijo.

Los presentes habían llegado de toda Francia e incluso del extranjero, dijo.

Este tipo de reuniones masivas están estrictamente prohibidas en Francia para evitar la propagación del covid-19, a lo que se suma un toque de queda en vigor desde las 8 de la noche y hasta las 6 de la mañana en todo el país, que no se levantó para el año nuevo.

Los informes indicaron que la fiesta tuvo lugar en un hangar vacío que pertenece a una empresa de almacenamiento.

Los fiscales abrieron una investigación por la organización ilegal del encuentro musical y por la violencia premeditada contra las autoridades.

Los vehículos registrados provenían de toda Francia y todavía estaban estacionados en el sitio este viernes, pues muchos juerguistas seguían presentes mientras la música tecno aún se oía ruidosamente, confirmó un periodista de AFP.

Se dice que incluso pudieron ser más de 2.500 personas. Foto: AFP
Se dice que incluso pudieron ser más de 2.500 personas. Foto: AFP

En la ciudad sureña de Marsella, las fuerzas de seguridad detuvieron una fiesta ilegal que agrupaba a unas 300 personas, señaló la policía. Más de 150 personas fueron amonestadas y se arrestó a los tres presuntos organizadores.

Gerald Darmanin, ministro del Interior, dijo que se habían desplegado 132.000 policías en Francia durante la Nochevieja para garantizar la seguridad y el respeto al toque de queda.

Toque de queda

La fiesta llegó en uno de los momentos más críticos de la pandemia en Francia, país que tuvo que endurecer medidas por una nueva ola de covid-19.

Es por eso que el Gobierno se vio obligado a ampliar el horario del toque de queda en 15 departamentos del este del país a partir del sábado.

“El virus continúa circulando en Francia (...) con una disparidad entre los territorios”, explicó el vocero gubernamental Gabriel Attal al canal TF1, precisando que en los departamentos con más casos el toque de queda comenzará a las 6 de la tarde, en lugar de las 8 de la noche.

Aquello fue como si con el 2020 se terminara el virus. Foto: AFP
Aquello fue como si con el 2020 se terminara el virus. Foto: AFP

“Si la situación se degrada más en ciertos territorios, tomaremos las decisiones que se impongan”, agregó, al responder sobre un posible reconfinamiento de la población.

Covid-19 ha causó la muerte de más de 64.000 personas en Francia desde el inicio de la pandemia, y el jueves se confirmaron 20.000 casos en las últimas 24 horas, una cifra que sigue lejos del objetivo gubernamental de bajar a 5.000 casos diarios.