Internacionales

Nostradamus y su profecía sobre la muerte de Isabel II

¿Serán los príncipes los artífices del principio del fin?

EscucharEscuchar

Como es habitual, las profecías de algunos de los videntes más reconocidos de la historia vuelven a ser protagonistas. Si bien no dejan de ser meras especulaciones, hubo algunos vaticinios que por su gran grado de exactitud han posicionado a estas personas como verdaderos profetas.

Tal es el caso de Michel de Notre-Dame, más conocido en el espectro de los augurios como Nostradamus. Es considerado uno de los videntes más exactos de la historia desde hace casi cinco siglos, pues en vida logró pronosticar la muerte del rey Enrique II, de Francia, lo que le produjo a hacerse a una fama que hoy en día sigue vigente.

Dentro de sus predicciones, consideradas por algunos analistas como verdaderas, se pueden encontrar la caída de las Torres Gemelas, el ascenso de Adolf Hitler y las bombas atómicas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki durante la terminación de la Segunda Guerra Mundial.

Actualmente, sus profecías siguen siendo tema de discusión, especialmente para los tradicionalistas ingleses que han encontrado motivos para preocuparse por un alarmante vaticinio que prevé la presunta caída de la monarquía con la muerte de la reina Isabel II, la cual fue anunciada el jueves 8 de septiembre tras más de siete décadas en el trono, y los nuevos horizontes de sus nietos.

Con los escándalos recientes en la familia real, parece que la predicción de Nostradamus se encamina a volverse una realidad.

Con las declaraciones del príncipe Enrique y su esposa Meghan de Sussex sobre renunciar a la realeza, las especulaciones del inicio del fin de la monarquía se empezaron a acrecentar.

Sobre todo en uno de los foros sobre teorías conspirativas más famosos del mundo, llamado ‘Above Top Secret’, que lanzó al público una de las profecías del vidente Nostradamus más acordes con la actualidad de la familia real.

Esto causó tal grado de conmoción, que medios internacionales como el reconocido canal ‘Telecinco’, de España, comentaron el hecho.”Al final de la guerra, las grandes potencias cambian. Cerca de la costa nacen tres hermosos niños. Arruinarán al pueblo cuando sean mayores de edad. Cambiarán el reino y no lo verán crecer más”, se puede leer en el poema publicado en el texto ‘Century 8 Quatrain 97′, de Nostradamus.

Por otro lado, se especula que si el príncipe Guillermo ocupa el lugar de la monarca daría el primer paso para que Inglaterra se convirtiera por segunda vez en su historia en una República. Recordemos que la primera vez en que esta nación tomó la decisión de abandonar sus posturas monárquicas fue en 1649, cuando Oliver Cromwell lideró un golpe de estado para derrocar el mandato de Carlos I, quien se enfrascó en un régimen tiránico contra la plebe inglesa en el siglo XVII.

Esta parte de la historia de Inglaterra se conoció como la primera guerra civil, que terminó con Carlos I colgado en la horca por decisión del parlamento inglés, vigente desde 1215. Así, Cromwell se posiciona en el poder como máximo dirigente del territorio por medio del puritanismo.Recuerde que los vaticinios de Nostradamus son meras especulaciones y no pueden ser considerados como relatos genuinos que dictaminen una verdad asegurada. De todos modos, la realidad de la monarquía inglesa tambalea, por lo que el mundo sigue expectante a lo que pueda pasar al interior del palacio de Buckingham tras el fallecimiento de la monarca más longeva de la historia.

GDA

GDA

El Grupo de Diarios América es una agrupación de diarios y empresas periodísticas de América Latina formado en 1991. Cuentan con más de 2.700 experimentados periodistas en la región y colaboradores alrededor del mundo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.