Redacción .28 septiembre, 2019

La vida de Kristine y Michael Barnett cambió en 2010 con la adopción de Natalia Grace, una niña ucrania que supuestamente tenía seis años. Su día a día se convirtió en una película de terror en la que llegaron a temer que los asesinara. La dulce pequeña era en realidad, según su madre, una mujer mayor de edad con un trastorno del crecimiento óseo —displasia espondilometafisaria (enanismo)— que intentó acabar con sus vidas.

El caso de Natalia Grace Barnett es digno de una película. En 2010 fue adoptada por una pareja de estadounidenses a los que esta semana detuvieron por
El caso de Natalia Grace Barnett es digno de una película. En 2010 fue adoptada por una pareja de estadounidenses a los que esta semana detuvieron por "abandonarla". El matrimonio alegó que creían que se trataba de una niña ucraniana de 9 años, pero realmente era una enana que fingía ser menor de edad para embaucarlos y que, además, intentó matar a la familia. Su paradero era desconocido desde que la dejaron sola en un departamento en 2014. Pero Daily Mail encontró a su nueva familia, que asegura que Natalia solo es una niña de 16 años con un trastorno de los huesos. Antwon Mans, su nueva figura paterna, es un pastor que intentó adoptarla legalmente, pero no pudo debido a los problemas que tuvo con su anterior familia adoptiva.

Paro la justicia descubrió que todo era mentira y ahora acusa a los tatas de haberla abandonado. Para enredar un poco más el caso, los Barnett, que actualmente están separados, han incurrido en contradicciones, según recoge The Washington Post.

La pareja, que vivía en el Estado de Indiana (EE UU), decidió hace nueve años ampliar la familia (tenía tres hijos biológicos) y optó por una adopción en un orfanato de Florida. Poco después de instalarse en el hogar, Natalia Grace comenzó a levantar sospechas por su comportamiento, muy alejado del que se espera de una pequeña de su supuesta edad: el vocabulario que empleaba parecía de una persona mayor y tenía la menstruación, según ha contado la madre adoptiva al Daily Mail.

"Ocurrió lo mismo que en la película La huérfana”, ha explicado visiblemente afectada Kristine Barnett en una entrevista con el medio británico. “Hablaba de asesinarnos y hacía dibujos diciendo que quería matar a los miembros de la familia, enrollarnos en una manta y enterrarnos en el jardín”, aseguró la mamá a la cadena News 8.

El caso de Natalia Grace Barnett es digno de una película. En 2010 fue adoptada por una pareja de estadounidenses a los que esta semana detuvieron por
El caso de Natalia Grace Barnett es digno de una película. En 2010 fue adoptada por una pareja de estadounidenses a los que esta semana detuvieron por "abandonarla". El matrimonio alegó que creían que se trataba de una niña ucraniana de 9 años, pero realmente era una enana que fingía ser menor de edad para embaucarlos y que, además, intentó matar a la familia. Su paradero era desconocido desde que la dejaron sola en un departamento en 2014. Pero Daily Mail encontró a su nueva familia, que asegura que Natalia solo es una niña de 16 años con un trastorno de los huesos. Antwon Mans, su nueva figura paterna, es un pastor que intentó adoptarla legalmente, pero no pudo debido a los problemas que tuvo con su anterior familia adoptiva.

Asustados por un comportamiento tan anormal, la familia decidió acudir a un médico, que confirmó que Natalia tenía más de 18 años en aquel momento, si se tenían en cuenta los registros dentales y el desarrollo sexual de la paciente. En 2012, un tribunal de Indianápolis dictaminó que los exámenes médicos mostraban que Natalia había nacido en 1989 y que tenía 22 años. Estas son precisamente algunas de las pruebas que la familia esgrime en el proceso actual. Aunque, también existe otro estudio que afirma que la niña tenía ocho años en el momento de la adopción. Y en sus documentos oficiales de 2013 figuraba la edad de 11 años.

Los Barnett aseguran que muchas veces se encontraban en plena noche a su hija adoptiva junto a su cama; esta les decía que iba a apuñalarlos, pintaba con sangre los espejos de la casa y mantenía a la familia atemorizada, según ha contado la madre. Llegaron a esconder todos los objetos afilados que había en la vivienda para intentar protegerse.

Un día Kristine Barnett cazó a su hija echando lejía (líquido corrosivo) en el café que iba a tomarse y le preguntó qué estaba haciendo: “Quiero envenenarte”, le respondió, según su testimonio, que retrata a su hija como una sicópata y una sociópata. En otra ocasión, comenta, la empujó contra una valla electrificada.

El matrimonio asegura que las víctimas son ellos, al dejarla en 2013. Pagaron un año de alquiler de un apartamento, un seguro médico y cupones de comida para Natalia y se mudaron a Canadá con sus hijos biológicos. Con el paso de los meses dejaron de abonar el alquiler y Natalia fue desahuciada, momento en el que se descubrió su historia. La supuesta menor acudió a la justicia y denunció que había sido abandonada a los nueve años.

El caso de Natalia Grace Barnett es digno de una película. En 2010 fue adoptada por una pareja de estadounidenses a los que esta semana detuvieron por
El caso de Natalia Grace Barnett es digno de una película. En 2010 fue adoptada por una pareja de estadounidenses a los que esta semana detuvieron por "abandonarla". El matrimonio alegó que creían que se trataba de una niña ucraniana de 9 años, pero realmente era una enana que fingía ser menor de edad para embaucarlos y que, además, intentó matar a la familia. Su paradero era desconocido desde que la dejaron sola en un departamento en 2014. Pero Daily Mail encontró a su nueva familia, que asegura que Natalia solo es una niña de 16 años con un trastorno de los huesos. Antwon Mans, su nueva figura paterna, es un pastor que intentó adoptarla legalmente, pero no pudo debido a los problemas que tuvo con su anterior familia adoptiva.

Sus padres adoptivos, de 43 y 45 años están ahora imputados por negligencia grave. Tras entregarse a la justicia han sido puestos en libertad bajo fianza, según The Washington Post, que informa de que las versiones de los progenitores han sido bien distintas en su declaración. Michael Barnett contó a la policía que antes de huir habían cambiado la edad de su hija adoptiva en los documentos oficiales, de 11 a 22 años, y que su entonces esposa había aconsejado a Natalia decir que esa era su edad real si alguien le preguntaba.

Michael y Kristine Barnett son los padres adoptivos. Cárcel de Tippecanoe
Michael y Kristine Barnett son los padres adoptivos. Cárcel de Tippecanoe

Según la prensa estadounidense existen otros dos datos misteriosos en la biografía de Natalia Grace. ¿Cómo llegó desde Ucrania a Estados Unidos? Esta, según recoge el diario, contó a los investigadores que una familia adoptiva diferente la había traído dos años antes de que los Barnett la hubieran adoptado, pero que “surgieron complicaciones”. Tras ser abandonada, Grace estuvo a punto de ser acogida por otra familia, pero Kristine y Michael Barnett realizaron una objeción formal y posteriormente esa familia desistió, sin que hayan sido aclaradas las circunstancias.

Las autoridades han insinuado que puede haber más detalles extraños aún en este caso y una fuente policial citada por la emisora de local WLFI aseguraba: “Esto va a dar para un show de televisión”.