AFP .7 diciembre, 2020
Las fotos en redes sociales lo echaron al agua y debió dar la cara. AFP
Las fotos en redes sociales lo echaron al agua y debió dar la cara. AFP

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, presentó este lunes una denuncia contra sí mismo ante las autoridades sanitarias tras levantar una polémica por pasear sin mascarilla por una playa y hacerse foto con gente con la cara destapada.

“Al ser reconocido por personas que se encontraban en dicho lugar, le fueron solicitadas fotografías, a las cuales accedió sin percatarse de la necesidad de utilizar la mascarilla”, explicó un comunicado del gobierno de Chile.

En un fin de semana largo por un feriado que se celebra el martes, Piñera como muchos chilenos, sobre todo de Santiago, se fue a la playa de la costa central, a unos 100 km de la capital.

El mandatario se paseó por el exclusivo balneario de Cachagua, unos 160 km al noroeste de Santiago, sin cubrirse el rostro con el tapabocas, una medida impuesta como obligatoria por su propio Ejecutivo para evitar los contagios por coronavirus, que en Chile deja más de 560.000 enfermos y 15.628 muertos desde que se detectara el primer caso el pasado 3 de marzo.

Se alborotó el panal

En su caminata se tomó fotografías con ciudadanos, quienes subieron las imágenes a las redes sociales, lo que desató el debate en el país por el mal ejemplo dado por Piñera.

"Ayer salí a caminar por la playa, lo que no hacía desde el año pasado. La caminata fue bastante solitaria hasta que algunas personas me reconocieron y me pidieron sacarse una foto", reconoció.

“Sin duda debí haberme puesto la mascarilla, pero por la rapidez con que ocurrieron los hechos no lo hice”, publicó el presidente en sus redes sociales al día siguiente de las polémicas fotografías.

Fue un error que lamento y me disculpo”, dijo el mandatario.

Para solventar la situación, este lunes el mandatario presentó una autodenuncia ante la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) "con el objetivo de que se lleve a efecto el procedimiento administrativo de control sanitario que corresponda", señaló la Presidencia.

La legislación especial enfocada en la prevención del contagio del coronavirus establece que en zonas de playa el distanciamiento debe ser al menos de un metro entre personas, cinco entre grupos y solo se puede estar sin mascarilla “cuando no estén en movimiento y se encuentren a dos metros o más de otras personas”, algo que no cumplió el Presidente.