AFP .3 agosto
Rusia es el cuarto país con más muertos debido al nuevo coronavirus.
Rusia es el cuarto país con más muertos debido al nuevo coronavirus.

Rusia aseguró este lunes que pronto tendrá la capacidad de producir cada mes centenares de miles de dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus y que elevará su producción a “varios millones” desde principios del año que viene.

"Según las primeras estimaciones (...) podremos proporcionar a partir de este año varios centenares de miles de dosis de la vacuna cada mes y luego varios millones desde principios del año que viene", declaró el ministro ruso de Comercio, Denis Maturov, a la agencia estatal TASS.

Maturov explicó que tres empresas biomédicas empezarán a partir de setiembre la producción industrial de la vacuna desarrollada por el laboratorio de investigación en epidemiología y microbiología Nikolái Gamaleia.

Rusia, como muchos otros países, trabaja desde hace meses en varios proyectos de vacunas del covid-19 y por ahora se priorizó el del laboratorio Gamaleia, desarrollado en colaboración con el Ministerio de Defensa y cuyos detalles no fueron publicados, lo que impide certificar su eficacia.

El Centro estatal de investigación Vektor, en Siberia, trabaja en otra vacuna, cuyas primeras dosis deberían estar listas a partir de octubre, según las autoridades.

Rusia es el cuarto país en el mundo más afectado por la pandemia, por detrás de Estados Unidos, Brasil e India, y desde abril expresó su voluntad de ser uno de los primeros países, o incluso el primero, en desarrollar la vacuna del covid-19.

La carrera por una vacuna que funcione aún no da resultados totalmente confiables. AFP
La carrera por una vacuna que funcione aún no da resultados totalmente confiables. AFP

Investigadores internacionales alertaron, sin embargo, ante la rapidez del desarrollo de las vacunas en Rusia y consideraron que no se habían respetado varios procesos científicos para acelerar un trabajo realizado bajo la presión de Moscú.

Mientras pasa eso con la vacuna, la Organización Mundial de la Salud admitió que quizá “nunca haya una solución” para la covid-19.

La propagación del virus, del que han muerto hasta el momento cerca de 700.000 personas, se está acelerando, seis meses después de que la OMS declarara la emergencia mundial.

"No hay solución y quizás nunca la haya", declaró este lunes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

"Los ensayos clínicos nos dan esperanza, pero esto no significa necesariamente que obtengamos una vacuna" eficaz, advirtió.

Mientras las cifras de contagiados y fallecidos siguen en aumento.

Europa, con 210.576 muertos y 3.196.370 casos, es la región más devastada por la enfermedad, seguida de América Latina y el Caribe, que suma más de 201.000 fallecidos y supera los 4,9 millones de contagiados.

En Estados Unidos, una asesora de la Casa Blanca advirtió que el virus está “extraordinariamente extendido” en el país, el más castigado por la pandemia, con 4,6 millones de casos y unos 155.000 decesos.