AFP .4 agosto
Los payasos se hicieron unas mascarillas muy coloridas, así se cuidan del coronavirus como tiene que ser. AFP
Los payasos se hicieron unas mascarillas muy coloridas, así se cuidan del coronavirus como tiene que ser. AFP

La pandemia dejó a los peruanos sin la temporada de circos, por eso Joshua Vargas y tres amigos desempleados decidieron recorrer diariamente los barrios de Lima, vestidos de payasos, para hacer reír a los vecinos a cambio de unas monedas.

“En estos tiempos ya los circos no se abren por la pandemia”, dice Vargas, quien adopta el nombre de ‘Takito’ cuando viaja con sus compañeros en una colorida mototaxi para ofrecer espectáculos callejeros que permiten a los vecinos olvidar sus pesares, al menos por media hora, y a los cuatro amigos volver con algo de dinero a sus hogares.

“El proyecto es llevar el espectáculo a cada una de las localidades, a cada barrio”, agrega el payaso de 23 años.

En la mototaxi andan todo lo que necesitan para hacer el show. AFP
En la mototaxi andan todo lo que necesitan para hacer el show. AFP

Con narices rojas, coloridas pelucas y también mascarillas con una sonrisa dibujada, los cuatro payasos ofrecen su espectáculo en las polvorientas calles de barriadas del humilde sector norte de Lima. Y el público les sigue desde las ventanas o las puertas de sus casas.

El show incluye malabarismo, acrobacias y magia.

Tras la presentación, los payasos piden una colaboración económica a los espectadores para mantener a sus familias.

La gente sale de sus casas para olvidar un rato la pandemia. AFP
La gente sale de sus casas para olvidar un rato la pandemia. AFP
Desestresarse

Los meses de julio y agosto componen la temporada de circos en Perú por coincidir con las fiestas patrias y con las vacaciones escolares de invierno, pero la tradición fue interrumpida por el coronavirus, que ha dejado una estela de dolor y problemas económicos en el país.

Con 33 millones de habitantes, Perú superó los 433.000 contagios y se acerca a los 20.000 fallecidos por coronavirus. Es el tercer país de América Latina con más casos y decesos, detrás de Brasil y México.

Después de más de 100 días de rígida cuarentena nacional, Perú hace un mes comenzó un desconfinamiento gradual en 17 de las 25 regiones, incluida Lima.

Otros se tiran el espectáculo desde balcones o ventanas. AFP
Otros se tiran el espectáculo desde balcones o ventanas. AFP

Algunos negocios reabrieron, como los restaurantes, y se reanudó parcialmente el transporte nacional aéreo y terrestre. Pero han seguido prohibidos los espectáculos masivos, como el fútbol, el cine, el teatro y los circos.

Los populares circos rusos, mexicanos o chinos, cuyas carpas ocupaban plazas o estacionamientos de centros comerciales de Lima, no están.

Pero estos cuatro amigos no tiraron la toalla al quedar desempleados por la pandemia y se las ingenian para recibir algo de dinero y distribuir lo que consideran una medicina esencial: la risa.

“La gente necesita desestresarse”, dice el payaso ‘Choka’, cuyo nombre verdadero es Manuel Jalanocca, de 26 años.

Para los niños de esos humildes barrios, es como estar en un circo. AFP
Para los niños de esos humildes barrios, es como estar en un circo. AFP
Renacer

La cuarentena afectó duramente la economía peruana, que sufrió una caída de 17% en los primeros cinco meses de este año y perdió 2,6 millones de empleos.

“La economía ha bajado, hay empresas en quiebra, familias en quiebra, sin trabajo”, dice ‘Choka’.

“Esta pandemia nos ha caído de golpe y yo creo que reír en estos tiempos sería bueno”, dice por su lado ‘Piruetita’, cuyo nombre verdadero es Abraham Ochoa, de 23 años.

Los payasos aseguran que la gente necesita desestresarse. AFP
Los payasos aseguran que la gente necesita desestresarse. AFP

Aunque hay días buenos y malos, estos payasos a veces logran recaudar unos 30 soles cada uno (unos 5 mil colones).

Pese a que el panorama de los espectáculos es malo tras meses de cierre, hay quienes vaticinan un próximo renacer.

"El circo se ha sobrepuesto a plagas, a guerras mundiales, a dictaduras, a cataclismos, a terremotos", dijo Fernando Zevallos, fundador del circo peruano 'La Tarumba', a la revista Somos.

“La Tarumba va a volver y ya celebraremos”, agregó Zevallos, a cuya carpa asistían miles de niños en Chorrillos, un distrito del sur de Lima bañado por el océano Pacífico.

Cada día logran recoger unos cinco mil colones. AFP
Cada día logran recoger unos cinco mil colones. AFP