Por: La República, Perú.  14 marzo
Las invitaciones a la fiesta fueron enviadas hasta después de que terminara el evento.
Las invitaciones a la fiesta fueron enviadas hasta después de que terminara el evento.

Stephen Hawking organizó una fiesta dentro de un salón de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Fue un 28 de junio de 2009 y el científico aguardaba a sus invitados en la entrada del lugar.

Los globos, bocaditos y el champán decoraban el ambiente, en el que también destacaba una particular frase "Bienvenidos viajeros del tiempo"; sin embargo, los minutos pasaron y nadie llegó.

“¡Qué lástima!”, dijo luego el físico.

Pero entonces, ¿Qué pasó?, ¿por qué nadie llegó? Lo que pasa es que no es una fiesta cualquiera, el brillante hombre la había organizado, como decía el rótulo de bienvenida, para los viajeros del tiempo.

En un documental titulado ‘Hacia el interior del universo con Stephen Hawking’ había un capítulo denominado ‘Viaje en el tiempo’, en el que el ahora fallecido científico explicó en qué consistió su fallida fiesta o más bien su experimento.

Este era el rótulo que esperaba a los invitados.
Este era el rótulo que esperaba a los invitados.

“Me gustan los experimentos simples y el champán. Así que combiné dos de mis cosas favoritas para ver si los viajes en el tiempo, del futuro al pasado, son posibles”, argumentó.

Según lo que relató, no le contó a nadie lo que había organizado hasta que terminó el evento. En ese instante envió la invitación, en la figuraba las coordenadas exactas en tiempo y espacio de la reunión.

“Usted está cordialmente invitado al evento para viajeros del tiempo, organizado por el profesor Stephen Hawking”, decía la invitación, agregó que esperaba que “algún día, alguien viniendo en el futuro la halle y use su máquina del tiempo para ir a la fiesta".

Stephen Hawking confesó que esperó bastante tiempo a los viajeros e, incluso, bromeó sobre quién podía entrar: “Esperaba que la futura Miss Universo iba a abrir la puerta”.

El científico falleció este miércoles (martes en Costa Rica) a los 76 años en la ciudad universitaria inglesa de Cambridge.