AFP .11 noviembre
Esta casa sí lograron subastarla, acá se refugiaba el Chapo antes de ser capturado en 2014. Foto: SAE
Esta casa sí lograron subastarla, acá se refugiaba el Chapo antes de ser capturado en 2014. Foto: SAE

Tres casas decomisadas al narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán, exlíder del cartel de Sinaloa, fueron vendidas este domingo en una subasta del gobierno mexicano que obtuvo 4,3 millones de pesos (unos 225.000 dólares o ¢132 millones).

Las viviendas fueron ofrecidas en la quinta subasta que realiza el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), al que el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador denomina “Instituto para devolverle al pueblo lo robado”.

De acuerdo con el catálogo de la subasta, fueron puestas en venta seis viviendas decomisadas al narcotraficante, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos, pero sólo consiguieron ofertas para tres de ellas. Todas están ubicadas en el estado de Sinaloa (noroeste).

Ricardo Rodríguez, titular del SAE, descartó en declaraciones a la prensa que el hecho de que esas viviendas fueran decomisadas a criminales haya desalentado la subasta. "Al final eso no fue definitivo, la gente decidió comprar algunas" casas.

Uno de los inmuebles, ubicado en Río Humaya 130, colonia Guadalupe, fue vendido en su precio de salida, que fue de poco más de 2 millones de pesos mexicanos (unos $105 mil o poco más de ¢61 millones), incluido el menaje de casa. El lugar se caracteriza porque tiene un túnel que conecta con otros inmuebles propiedad del capo. En este sitio, Guzmán Loera se refugió en 2014 antes de ser recapturado por el gobierno federal tras 13 años escapando.

La casa en la que vivía la madre de Ovidio Guzmán, uno de los hijos del Chapo, sigue en manos del gobierno porque nadie la compró. Foto: SAE
La casa en la que vivía la madre de Ovidio Guzmán, uno de los hijos del Chapo, sigue en manos del gobierno porque nadie la compró. Foto: SAE

Una de las viviendas más caras y lujosas que se sometió a subasta, pero que no se vendió, fue la que habitó una de las exparejas del narcotraficante y madre de Ovidio Guzmán, uno de los herederos del liderazgo en el cartel de Sinaloa.

El pasado 17 de octubre, en un fallido operativo de fuerzas federales, Ovidio estuvo detenido por momentos, pero fue liberado por el gobierno ante una violenta reacción de pistoleros del narcotráfico, que prácticamente sitiaron Culiacán, capital de Sinaloa.

La casa tenía un precio de salida de 11 millones de pesos (unos 575.000 dólares, ¢unos 333 millones), está lujosamente amueblada e incluye obras de arte en su decoración, según el SAE.

“Incluye un menaje muy fino y bastante bien cuidado, quien la compre ya no tiene que preocuparse por amueblarla”, comentó Rodríguez.

El capo dejó sus lujosas casas por una celda en la que vivirá hasta el final de sus días. Foto: Archivo
El capo dejó sus lujosas casas por una celda en la que vivirá hasta el final de sus días. Foto: Archivo

Las casas del Chapo Guzmán fueron ofrecidas inicialmente a los ciudadanos de Culiacán, pero que no fue posible venderlas.

El gobierno lanzó a subasta 45 lotes por los que esperaba obtener al menos 32 millones de pesos (unos 1,6 millones de dólares) pero obtuvo menos de la mitad al no venderse todos los inmuebles.

López Obrador, quien lanzó etas subastas tras llegar a la presidencia hace casi un año, ha prometido que los recursos obtenidos serán destinados a comunidades de escasos recursos o a impulsar proyectos deportivos o artísticos.

Los recursos obtenidos de la venta de casas, vehículos, embarcaciones y joyas serán destinados a la compra de instrumentos para orquestas infantiles de Oaxaca, al sur de México.