AFP .9 diciembre, 2019
 Esta es una botella de Macallan 1926 Fine and Rare, que tiene el récord de ser la botella más cara vendida. Foto: Whisky Auctioneer
Esta es una botella de Macallan 1926 Fine and Rare, que tiene el récord de ser la botella más cara vendida. Foto: Whisky Auctioneer

Más de 3.900 botellas raras de whisky, adquiridas por un aficionado estadounidense, serán subastadas el año próximo por la firma escocesa de remates Whisky Auctioneer, que afirma que se trata de la colección privada más importante jamás puesta a la venta.

De hecho, la califica como la “colección perfecta”, compuesta por botellas escocesas, irlandesas, japonesas y estadounidenses, algunas de las cuales están valoradas en más de un millón de libras.

Iain McClune, fundador de Whisky Auctioneer, dijo que se trata de un lote sin precedentes. Foto: Whisky Auctioneer
Iain McClune, fundador de Whisky Auctioneer, dijo que se trata de un lote sin precedentes. Foto: Whisky Auctioneer

La venta se celebrará en línea del 7 al 17 de febrero y del 10 al 20 de abril. Se estima que podría valer unos 9,5 millones de euros (casi ¢6 mil millones).

"Su gran tamaño y su rareza la convierten en uno de los descubrimientos más excitantes del mundo del whisky", afirmó en un comunicado el fundador de la casa de remates, Iain McClune.

Fue un estadounidense de Colorado, llamado Richard Gooding y fallecido en 2014 a los 67 años, quien construyó durante décadas esta colección, viajando con regularidad a Escocia y otros puntos del planeta en busca de botellas especiales, para satisfacer su “pasión”.

El gringo tenía un cuarto para rajar con su colección. Foto: Whisky Auctioneer
El gringo tenía un cuarto para rajar con su colección. Foto: Whisky Auctioneer

"Le encantaba cada aspecto, desde buscar las destilerías de malta hasta visitarlas y probar sus whiskys", explicó su viuda, Nancy Gooding.

La colección incluye, entre otros, un whisky Macallan 1926 Fine and Rare, de 60 años, que tienen el récord mundial de la botella más cara jamás vendida (1,7 millones de euros, poco más de mil millones de colones, en octubre).

Otros de los tesoros de la colección son un Springbank de 1919, valorada entre 214.000 y 261.000 euros (entre ¢134 millones y ¢163 millones) y una rara botella de Glenfiddich, datada en 1937, que podría venderse por 71.000 euros (unos ¢44 millones).

Gooding murió en el 2014 a los 67 años. Foto: Whisky Auctioneer
Gooding murió en el 2014 a los 67 años. Foto: Whisky Auctioneer

También hay una botella de la marca favorita del fallecido, un Black Bowmore de 1964, que podría alcanzar los 20.000 euros (unos ¢12 millones).

Lugar especial

Gooding almacenó las miles de botellas en el “pub”, una habitación de su casa familiar en Colorado, especialmente diseñada para exhibir la colección, donde compartía sus adquisiciones con sus amigos.

Iain McClune, fundador de Whisky Auctioneer, dijo este lunes que se trata de un lote “sin precedentes”.

La colección es de 3.900 botellas raras de whisky. Foto: Whisky Auctioneer
La colección es de 3.900 botellas raras de whisky. Foto: Whisky Auctioneer

“Es la colección más grande en valor y también en volumen y es muy emocionante ser parte de esto. Lo más emocionante es que Gooding realmente desarrolló y construyó una colección con una amplia gama de whiskys a partir de toda la industria escocesa y también de otros países”, destacó.

Agregó que la colección comprende desde productos de destilerías independientes que ya han cerrado, como Stromness Distillery y Dallas Dhu, a las grandes marcas como Macallan y Bowmore.