AFP.21 noviembre, 2018

"Si un extranjero llega a su tierra inmediatamente lo matan y acto seguido se lo comen", dicen que escribió Marco Polo, mercader y explorador, nacido en Venecia en 1254, sobre la extraña tribu que habita Sentinel del Norte, la misteriosa isla en medio del Índico, que nadie osa pisar.

La “tribu perdida”, los llamó el periódico Daily Mail, en un reportaje reciente, sobre los violentos habitantes de Sentinel.

Los indígenas no quieren ni han tenido contacto con otras civilizaciones. Apuntan sus lanzas y arrojan piedras a cualquier avión que se aproxime. Y los visitantes no deseados pasan a mejor vida, como le sucedió al estadounidense que falleció el 16 de noviembre bajo las flechas de la tribu en la isla del archipiélago indio de Andamán y Nicobar, tras intentar acercarse ilegalmente a esta comunidad, hostil al mundo moderno.

La población cazadora-recolectora de la isla Sentinel, que cuenta con unas 150 personas, ataca a cualquier persona que ponga los pies.

A mediados de noviembre, John Chau, un estadounidense de 27 años, que partió de las islas Andamán fue rodeado y abatido apenas tocó tierra, y es que oficialmente está prohibido visitar esta isla.

El estadounidense pagó a unos pescadores locales para que le llevaran a Sentinel del Norte, donde reside esta tribu descrita a menudo como la más aislada del planeta y que rechaza todo contacto con el mundo exterior.

La isla es bellísima, pero nadie se puede arrimar porque no sale vivo. Foto: AP/Gautam Singh
La isla es bellísima, pero nadie se puede arrimar porque no sale vivo. Foto: AP/Gautam Singh

Y recibió una lluvia de flechas en cuanto desembarcó en la isla, declaró a la AFP una fuente policial que pidió anonimato.

"Fue atacado con flechas pero siguió andando. Los pescadores vieron como los indígenas le ataban una cuerda al cuello y lo arrastraban", prosiguió la fuente.

Los pescadores "se asustaron y huyeron pero regresaron al día siguiente y hallaron su cuerpo en la playa", agregó.

La policía india abrió una investigación por homicidio y detuvo a siete pescadores relacionados con este caso.

Según la prensa india, unos pescadores alertaron a un religioso de la mayor ciudad de la región, Port Blair, quien a su vez informó a la familia de la víctima en Estados Unidos.

En un comunicado enviado a la AFP, la organización de protección de tribus autóctonas Survival International denunció "una tragedia que nunca tendría que haber pasado".

A causa de su aislamiento ancestral, “no es imposible que los sentineleses no hayan sido contaminados por agentes infecciosos mortales (aportados por el viajero estadounidense) contra los que no tienen inmunidad, con la posibilidad de matar toda la tribu”, alertó la organización, con sede en Reino Unido.

Este caso saca a la luz la condición de este pueblo autóctono que ataca a quien ponga un pie en su isla.

Todas las tentativas de contacto del mundo exterior en las últimas décadas se toparon con la hostilidad y la violencia de la tribu.

Las autoridades indias prohíben acercarse a menos de cinco kilómetros de Sentinel del Norte.

John Chau se encontraba en las islas Andamán con un visado de turista. Había efectuado varios viajes a estas islas anteriormente y ofrecido dinero a los pescadores para que lo llevaran a las Sentinel.

"Trató de llegar a Sentinel el 14 de noviembre pero no lo logró. Dos días después fue muy preparado. Abandonó la embarcación a medio camino y tomó una piragua solo hasta la isla", describió a la AFP una de las fuentes policiales.

La situación de las Sentinel dio la vuelta al mundo gracias a una famosa fotografía tomada poco después del tsunami del 2004.

En aquel momento, los guardacostas indios sobrevolaron la isla para saber si los autóctonos habían sobrevivido al tsunami. Tomada desde el cielo, la imagen muestra a un hombre intentado abatir el helicóptero con un arco y flechas.

Se cree que esta tribu desciende de las primeras poblaciones humanas que salieron de África y vive en Andamán desde hace 60.000 años, según Survival International.

El gobierno indio ha intentado en varias ocasiones, en los años 1970 y 1980, entrar en contacto con ellos pero, tras fracasar, India renunció oficialmente a ello en 1990.

En el 2006, murieron dos pescadores indios cuyo barco a la deriva llegó hasta la isla Sentinel del Norte mientras dormían.

Sentinel del Norte, en la Bahía de Bengala, pertenece a la India. tiene sólo una extensión de 72 kilómetros cuadrados y está poblada desde hace 60.000 años por la misteriosa tribu, que mantiene su pureza y sus costumbres de la Edad de Piedra.

La ONG Survival International, que defiende los derechos de las tribus, los describe como la “sociedad más vulnerable del planeta”, ya que -debido a su total aislamiento- sus cuerpos no son inmunes a las enfermedades. Una gripe puede ser letal.

El director de Survival International, Stephen Corry dijo que “las tribus del archipiélago de Andaman fueron exterminados por las enfermedades que trajeron los británicos en el 1800”. Y que “la única manera de impedir la aniquilación de la tribu de Sentinel del Norte es protegiéndola de los extranjeros”.

Su hostilidad hacia el mundo exterior les ha salvado la vida.