Internacionales

Ucrania desea probar un arma experimental contra las tropas rusas

Se trata de “Bozok”, un misil en miniatura que puede ser llevado por drones y cuenta con un alcance de entre 15 y 16 kilómetros

Escuchar este artículo

En medio de una guerra a la que no se le ven un final cercano, el gobierno de Ucrania se mostró dispuesto a probar una nueva arma experimental en el campo de batalla. Se trata de “Bozok”, un misil en miniatura que puede ser llevado por drones.

Desde su cuenta de Twitter, el Ministerio de Defensa ucraniano informó sobre la producción en masa de un nuevo misil y consideró que la guerra es “el entorno perfecto” para realizar las pruebas correspondientes de esta munición creada por Turquía y que cuenta con guía láser.

“Turquía comenzó en los últimos días la producción en masa de Bozok, altamente compatible con el (dron) Bayraktar TB2 ucraniano-turco”, precisó el Ministerio de Defensa Ucraniano.

Y concluyó: “Ucrania es el entorno perfecto y presenta oportunidades para las pruebas“.

En esa misma línea, el ministerio de Defensa ucraniano compartió también una imagen con precisiones de este nuevo tipo de arma.

Según se detallo, el misil es desarrollado por el Instituto de Investigación y Desarrollo de Industrias de Defensa TÜBİTAK y cuenta con un alcance de entre 15 y 16 kilómetros. Sin embargo, hasta el momento no hay mayores precisiones sobre este tipo de armamento.

Y mientras llega el estreno de “Bozok” siguen los durísimos combates entre rusos y ucranianos.

El ejército ucraniano admitió este lunes que las tropas enemigas habían logrado expulsar a sus soldados del centro de Severodonetsk, una ciudad clave del este de Ucrania por cuyo control se enfrentan ambos bandos desde hace semanas.

“Con el apoyo de la artillería, el enemigo llevó a cabo un asalto a Severodonetsk, con un triunfo parcial y expulsó a nuestras unidades del centro de la ciudad. Los combates continúan”, informó el ejército en Facebook.

Edificios en ruinas

Serguéi Gaidai, gobernador de la región de Lugansk --de donde Severodonetsk es el centro administrativo para la parte controlada por las autoridades ucranianas-- confirmó que las fuerzas ucranianas habían sido echadas del centro.

“Los combates en las calles siguen (...) los rusos continúan destruyendo la ciudad”, indicó en Facebook, junto a imágenes de edificios en ruinas y en llamas.

Los grupos separatistas prorrusos que combaten en esta región afirmaron que los últimos grupos militares ucranianos en Severodonetsk estaban “bloqueados”, tras la destrucción del último puente que permitía acceder a la ciudad vecina de Lysychansk.

“Tienen dos posibilidades (...): rendirse o morir”, declaró Eduard Basurin, portavoz de los separatistas.

Costo humano aterrador

El “coste humano” de la batalla por Severodonetsk, una ciudad estratégica en el este de Ucrania que los rusos no lograron por el momento tomar por completo, es “aterrador”, dijo Zelenski.

“La batalla del Donbás seguramente pasará a la historia militar como una de las más violentas de Europa”, añadió.

“Hasta cien soldados ucranianos” mueren y “500 resultan heridos cada día” en los combates con el ejército ruso, había dicho antes el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov.

Zelenski declaró el 1 de junio que el ejército estaba perdiendo “entre 60 y 100 soldados” al día. “Nos enfrentamos al mal absoluto”, dijo este lunes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.