Redacción .8 mayo

Durante el anuncio de Laurentino “Nito” Cortizo como nuevo presidente de Panamá el pasado domingo, quienes se robaron la atención fueron José Gabriel Carrizo, el vicepresidente electo, y su esposa, Julieta Spiegel.

Resulta que en un video ambos se ven muy sonrientes, pero en determinado momento él le pone la mano en la cadera y a ella le cambió el semblante y le hizo quitada la mano.

Aunque se soltaron muchos rumores sobre esta acción, otro video dejó en evidencia la que pudo ser la causa del enojo de Julieta: ¡al vicepresidente lo agarraron caído!

En una conferencia de prensa previa, Carrizo tenía el celular sobre una mesa y recibió un mensaje o una llamada, lo que provocó que su señora se quedará mirando fijamente el teléfono y este rápidamente lo volvió para que no lo siguiera viendo.

Eso explicaría perfectamente que ella no quisiera que la tocara en público.