Lucía Astorga.28 septiembre, 2017

La presencia de dos perros en un vuelo de la Aerolínea Southwest motivó a una de las pasajeras a informar al personal que sufría una alergia severa a estos animales. Lo que no sabía la mujer es que esta confesión desencadenaría toda una serie de eventos que finalizarían con ella siendo removida a la fuerza del avión por oficiales de la policía.

Anila Daulatzai, de 46 años de edad, ingresó al vuelo 1525 de la aerolínea Southwest cuando se percató de la presencia de un perro mascota y de un can que servía como apoyo emocional para uno de los pasajeros.

Ya que la mujer padece de una alergia mortal a estos peluditos decidió comunicar su condición al personal abordo, sin embargo, no pudo presentar un certificado médico que comprobara su padecimiento.

En un comunicado grabado en video y difundido por la empresa, la aerolínea alega que a un cliente sin un certificado médico se le puede negar el embarque si informan de una reacción alérgica mortal y no puede viajar con seguridad con un animal a bordo.

Southwest asegura que esta situación se hizo del conocimiento de la mujer pero que esta se rehusó a dejar el avión por lo que se procedió a removerla a la fuerza con la ayuda de oficiales de la policía.

Daulatzai fue arrastrada por los agentesy luego empujada para que desembarcara el vuelo mientras gritaba ”¿qué están haciendo?”, según lo evidencia un video grabado por uno de los pasajeros.

Ahora la mujer enfrenta cargos por conducta desordenada, resistir a un arresto y obstaculizar la labor de un oficial de la policía, informó CBS.