AFP .19 enero, 2018

Acusada de haber envenenado a varios ancianos, de los que dos murieron en condiciones sospechosas, la francesa Patricia Dagorn, conocida como la “viuda negra de la Costa Azul”, fue condenada a 22 años de prisión.

Dagorn, de 57 años, fue hallada culpable del asesinato de dos hombres en 2011. Los abogados consideran que intentó enriquecerse seduciendo a hombres mayores a los que conoció a través de una agencia de citas.

También está acusada de haber administrado sustancias perjudiciales, concretamente Valium (producto para sedar), a otros dos octogenarios que conoció por el mismo medio.

La jueza pidió 30 años de prisión para Patricia Dagorn, ya encarcelada desde 2012 y condenada a cinco años de prisión en 2013 por robo, fraude y secuestro.

President of the court, judge Benoit Delaunay (C), prepares prior to the start of the trial of Patricia Dagorn, a woman suspected of being a serial poisoner trapping wealthy widowers from the Cote d'Azur, at the courthouse in Nice, southeastern France, on January 15, 2018. Patricia Dagorn appears on January 15, before a court for murder or administration of harmful substances to four old men, two of whom died. / AFP PHOTO / VALERY HACHE
President of the court, judge Benoit Delaunay (C), prepares prior to the start of the trial of Patricia Dagorn, a woman suspected of being a serial poisoner trapping wealthy widowers from the Cote d'Azur, at the courthouse in Nice, southeastern France, on January 15, 2018. Patricia Dagorn appears on January 15, before a court for murder or administration of harmful substances to four old men, two of whom died. / AFP PHOTO / VALERY HACHE

La representante del ministerio público insistió en el perfil de los individuos que la acusada tenía interés en conocer, según sus peticiones en la agencia matrimonial: hombres de entre 50 y 80 años o más.

En total, Patricia Dagorn habría conocido al menos a una veintena de hombres en la Costa Azul entre 2011 y 2012. A la mayoría les habría robado dinero o documentos.

Cuerpo la cantó

Las primeras sospechas en su contra nacieron en julio de 2011, después de que la policía encontrara en un hotel de Niza el cuerpo de Michel Kneffel, con quien vivía. Pero en ese entonces la policía no encontró pruebas en su contra.

En mayo 2012 la acusada conoció a un viudo de 87 años, Robert Mazereau, que aceptó darle un techo a cambio de que mantuviera con él relaciones sexuales. La mujer fue condenada a cinco años de cárcel un año después por haberlo agredido.

Este caso reabrió el de la muerte de Kneffel después de que los investigadores encontraran entre las pertenencias de Patricia Dagorn frascos de Valium y documentos de una docena de hombres diferentes, incluyendo cheques o copias de documentos de identidad.

La pista llevó también a los investigadores hasta otro presunto asesinato, el de Francesco Filippone, 85 años, hallado en estado de descomposición avanzada en febrero 2011 en el sureste de Francia. Unos días antes Patricia Dagorn había depositado un cheque de 21.000 euros de Filippone.

Uno de los abogados de la defensa, Cédric Huissoud, señaló que Filippone ya tenía problemas de salud antes de conocer a la acusada.

También puso en duda su responsabilidad en la muerte de Kneffel. Los restos de Valium encontrados en su sangre eran “diez veces menores que la dosis mortal”, defendió.