Shirley Sandí.9 julio

Mientras muchas personas se quejan de que no les ha llegado el segundo depósito del bono Proteger, porque aparecen como que retiraron la solicitud cuando en realidad no fue así, hay otras 6.953 que recibieron ayuda doble.

Las ayudas extraordinarias no había que solicitarlas, se daban según la información que aportaba el sistema. Foto: Eyleen Vargas
Las ayudas extraordinarias no había que solicitarlas, se daban según la información que aportaba el sistema. Foto: Eyleen Vargas

Según información solicitada por La Teja, esta cantidad de personas recibió el primer bono extraordinario de 125 mil colones que entregó el IMAS a familias “jefeadas” por mujeres y con personas dependientes a cargo. Esta ayuda tenía como requisito estar en situación de pobreza y ser vulnerables a la crisis producida por el COVID-19.

Esta ayuda no dependía de que existiera una afectación laboral por la pandemia.

Pero para la segunda entrega de dicho bono extraordinario, la entidad sacó a esas 6.953 personas porque se dieron cuenta también habían recibido otras ayudas del Estado como el bono Proteger, VEDA o subsidio de familias puente u otras ayudas diferentes que brinda el IMAS.

“En el giro extraordinario realizado en el mes de abril, por un monto de 125.000 colones, se atendieron 31.652 personas en situación de pobreza que no tenían ningún beneficio registrado hasta el corte al 31 de marzo.

“En el giro realizado en el mes de junio se atendieron 24.699 personas que se mantenían en situación de pobreza y que tampoco tenían otras transferencias del Estado”, indicó el IMAS.

Este bono extraordinario es diferente al Proteger, se le da a familias “cuya condición de pobreza y conformación les hace vulnerables frente al impacto socioeconómico causado por la emergencia del COVID-19″. En el segundo depósito se les dio 100 mil colones.

En este caso, las familias no necesitaron llenar ningún tipo de formulario, fueron identificadas por los sistemas de información social del IMAS y del SINIRUBE, considerando, entre otras características, que tuvieran a una mujer como jefa de hogar y que hubiera presencia de adultos mayores, personas en situación de discapacidad o bien personas menores de edad a cargo.

A quienes no disponían de una cuenta para el depósito, se les abrió una para que pudieran recibir el subsidio y los mensajes que les llegaban del call center del IMAS para este fin eran diferentes para cada persona.

Eran mensajes individualizados con nombre completo, número de cédula, monto del subsidio y la sucursal específica en la que debía retirar su tarjeta. En caso de ya tener cuenta bancaria, el mensaje solo informaba sobre el depósito disponible para su retiro.