Eduardo Vega.7 febrero

¡Comenzó el curso lectivo 2019! Por eso los tatas deben cuidar muy bien la jamita que le dan a sus hijos y vigilar de forma excelente la horas que duermen: entre mejor coman y duerman, más se ayudan a rendir mejor en los estudios, según explicó la Caja.

Las autoridades de salud recomiendan cinco tiempos de comida: desayuno, merienda, almuerzo, merienda por la tarde y cena. Si eso se une a por lo menos ocho horas de sueño al día, hablamos de mejor posibilidad de aumento en el rendimiento escolar y aumento en la salud de los chiquiticos de la casa.

Los estudiantes deben dormir mínimo ocho horas, así que acuéstelos tempranito. Archivo.
Los estudiantes deben dormir mínimo ocho horas, así que acuéstelos tempranito. Archivo.

Las meriendas escolares deben ser nutritivas, nada de gaseosas con chucherías de paqueticos. Hay que ser papás creativos y variar los sabores y texturas para que sean atractivas para los niños. También, es muy importante regular las cantidades diarias del consumo de alimentos altos en grasas, sodio y azúcares por el escaso aporte nutricional que aporta y el riesgo de incidir en un eventual sobrepeso en los menores.

De acuerdo con la doctora Jéssica Navarro, especialista en medicina y nutrición del área de salud Alajuelita, el regreso a clases es también un momento de planificación adecuada, por lo que reacomodar la rutina de sueño, mantener una adecuada nutrición, forman parte de las principales recomendaciones que se deben tener en cuenta durante la preparación para la nueva etapa escolar.

Dijo la doctora Navarro que dos vasos de leche al día y dos porciones de fruta tales como, papaya, piña, estopas de naranja, limón y mandarina, son fuente rica en fibra y representan una cantidad suficiente de nutrientes que debe ir siempre acompañada de agüita.

Según la especialista es importante garantizar las horas de sueño recomendadas, por su influencia en el bienestar infantil y la capacidad de aprendizaje, por lo que después de unas largas vacaciones, es normal que los chiquillos estén desacostumbrados a la rutina de irse a la cama temprano y despertar cuando lo indica la alarma, por eso es importantísimo lograr hábitos de sueño sanos antes durante los primeros días de clases, esto permitirá que duerman entre 8 y 10 horas para que el descanso nocturno sea satisfecho.

Frutas frescas, verduritas, jugos naturales ojalá sin azúcar, deben ser parte de la comida diaria de sus hijos. Olvídese de gaseosas y chucherías que vienen en sobres que valen una tejita. Archivo.
Frutas frescas, verduritas, jugos naturales ojalá sin azúcar, deben ser parte de la comida diaria de sus hijos. Olvídese de gaseosas y chucherías que vienen en sobres que valen una tejita. Archivo.

Con este objetivo, la doctora Navarro sugiere a los padres que, durante estas primeras semanas de adaptación al nuevo ciclo lectivo, es necesario que envíen a los niños a dormir a una hora temprana y adecuada para que su cuerpo comience a readaptarse a dormir tempranito, sobre todo que desde que comenzó la huelga de los sindicatos de la educación, el 10 de setiembre del año pasado, los niños y jóvenes no reciben clases.

Hágale la cruz a los celulares

Recomienda la Caja que a los chiquillos es mejor no darles café por las mañanas, que bien pueden desayunar un buen fresquito natural, ojalá sin azúcar. Sobre todo, advierten, es ideal alejarlos del celular, la tableta, los juegos de video, para que pasen más horas concentrados en sus tareas y no pegados a una pantalla, algo que, además, jode el sueño, provoca insomnio.

Además, la doctora alertó a los tatas para que aumenten la higiene en sus casas con el propósito de bajar el aumento en los casos de diarreas e infecciones respiratorias, que suelen incrementarse durante el regreso a clases.

Aplicar el protocolo durante la tos y el estornudo, así como el correcto lavado de manos con agua y jabón, antes de comer y después de ir al baño.