Eduardo Vega.20 enero

Cuentan que la luz de las ciudades ha echado a correr a los espantos que antes asustaban a nuestros abuelos.

Ya casi nadie habla de ellos, los hemos ido arrinconando. La Llorona se topa con ríos contaminados, el Cadejos no muestra sus ojos como brasas, la carreta sin bueyes parece tener restricción.

Pero hay una familia de Santa Ana que quiere acercarlos de nuevo a nosotros con un toque moderno y con ese fin inventó un juego de mesa.

La idea es que niños de 3 años en adelante puedan divertirse, aprender y mantener vivos las leyendas y los personajes costarricenses que alimentan nuestras tradiciones y que llegan ahora como los “Pura Vida Monsters”.

En el juego de mesa
En el juego de mesa "Pura Vida Monsters" usted disfruta de 21 personajes de cuentos y leyendas ticas. Cortesía.

María Moreno Mendizábal nos contó que, junto con su esposo --Antonio Jacob-- y sus dos hijos Antonio, de 8 años, y Estefanía, de 6 años, trabajaron durante un año en los personajes y en la forma en que se jugaría esta fantasmal diversión.

¿Cómo nace la idea?

El matrimonio siempre ha sido amante de los juegos de mesa y de contarles historias o inventarles cuentos a sus hijos por las noches antes de dormir.

Así se dieron cuenta, después de buscar por todos lados, que casi no hay juegos de mesa a la tica, con historias que rescaten tradiciones o hablen de leyendas tan lindas como las que tantas generaciones han disfrutado.

Doña María y su familia fueron los que inventaron este muy alegre juego de cartas. Cortesía.
Doña María y su familia fueron los que inventaron este muy alegre juego de cartas. Cortesía.

“Nosotros les contamos cuentos e historias a nuestros hijos sobre mitología griega y cosas así. Nos encanta que se diviertan con juegos de mesa porque eso significa menos tiempo frente a la computadora o el celular”, explica María.

“Al entender que no teníamos historias ticas, sobre todo de miedo, que les encantan a los niños, decidimos comenzar a buscar esos personajes y leyendas. Fue así como nos dimos cuenta de que sí hay mucho material y de todas partes del país”, añade.

¿Quién inventó el juego?

Los cuatro integrantes del hogar aportaron su granito. Los papás encontraron la información de los personajes y las leyendas y Antonio y Estefanía hicieron su parte.

En total son 63 cartas porque cada carta espanto está dividido en tres partes. Cortesía.
En total son 63 cartas porque cada carta espanto está dividido en tres partes. Cortesía.

“Como es un juego de mesa que pueden usar mayores de tres años, mis hijos fueron fundamentales para aportar ideas de cuáles espantos les gustaban más, cuáles en verdad daban mucho miedo y mejor no usarlos o esto no se entiende y es mejor explicarlo mejor; en fin, ayudaron demasiado”, reconoce la mamá.

¿Cómo se juega?

Cada uno de los 21 personajes tiene tres cartas: una para la cabeza, otra para el cuerpo y otra para los pies, en total son 63 cartas.

Cada carta tiene un color y un simbolito y hay tres formas de jugarlo.

Una es así: no hay que dejar que se forme La Pelona y para ganar se deben crear cinco personajes originales a partir de las cabezas, cuerpos y pies antes de que se forme La Pelona; si se logra el objetivo, se gana el juego.

Los diseños son bien divertidos y no asustan ni a los más chiquitines. Cortesía.
Los diseños son bien divertidos y no asustan ni a los más chiquitines. Cortesía.
¿Asustan mucho?

A los más chiquitillos más bien les hará gracia ver alos personajes que nuestros abuelos conocen muy bien con una apariencia nueva, fresca y sin la intención de causar grandes miedos.

Ojo, hay espantos para tirar para arriba y de varias partes del país. La lista completa de los 21 protagonistas la integran la bruja Zárate, que asustaba en Escazú; la Tulevieja, el Sisimiqui ardiente de la cueva, el Pirata espectral de los mares, la Pasajera fantasma de la carreta, la Novia deambulante del cementerio, el Pisuicas, la Pelona, el Perezoso enorme del camuflaje y el Mico malo.

Además están el Padre sin cabeza, el Espectro errante del hospital, la Llorona, el Jinete sin cabeza, la Monja temible del sanatorio Durán, el Espantajo azul de la hoguera que asusta entre Paraíso y Cartago centro, muy cerquita de las ruinas de Ujarrás, el Duende estridente del monte, la Cegua, la Carreta sin bueyes, el Campesino sagaz del puente de piedra de Grecia y el muy conocido Cadejos.

Ya en los hogares ticos hay familias jugando esta nueva forma de compartir sin celulares. Cortesía.
Ya en los hogares ticos hay familias jugando esta nueva forma de compartir sin celulares. Cortesía.

El juego se puede comprar desde diciembre en tiendas como Leitón y en la tienda virtual Monkey Lu. Vale 11.950 colones. Si usted quiere comprarlo, o lo compró y tiene alguna duda, puede enviar un WhatsApp al 8325-7909.

“Ha gustado mucho en todas las edades, los más pequeñitos disfrutan mucho los diseños de las tarjetas, los jóvenes lo están comprando para jugar entre ellos y los más adultos se emocionan de tener material para contarles a sus hijos aquellas leyendas que les contaron y ni qué decir de los abuelos, lo disfrutan enormemente”, explica María.

Se debe ir formando el cuerpo de cada personaje para poder ganar. Cortesía.
Se debe ir formando el cuerpo de cada personaje para poder ganar. Cortesía.

Ya el juego tiene su propia página, en la cual usted puede informarse de la historia de cada personaje, ingrese a www.puravidamonsters.com En Facebook e Instagram lo busca como “Pura Vida Monsters”.

Señoras y señores, ¡nuestros espantos están de regreso!