Eduardo Vega.30 enero

Doña Mercedes Taboada Saavedra, de 98 años, y doña María Rodríguez Bustos, de 65, están a días de tener que despedirse de los tramos donde se han ganado la vida en los últimos 25 años.

El 3 de febrero, pase lo que pase, la Municipalidad de San José quitará los puestos de donde están.

La abuelita tiene 98 años y desde los 20 años la pulsea en San José. Cortesía.
La abuelita tiene 98 años y desde los 20 años la pulsea en San José. Cortesía.

La abuelita de los chances, como se conoce a doña Mercedes, nos contó con dolor que el año pasado la municipalidad le mandó una primera carta en la cual le informaba que debía irse del tramo.

Afirma que ella jamás había tenido un problema con la municipalidad, siempre pagó a tiempo todo lo que le han cobrado y ha cuidado su tramito con cariño. Incluso recordó que para tenerlo tan puras tejas le metió en los últimos cinco años como tres millones de colones. Lo tiene donde hacen esquina la calle 4 y la avenida Central (diagonal al puesto de flores por la tienda La Gloria).

El tramo de doña Mercedes está en la esquina de calle 4 y avenida central. Eduardo Vega Arguijo.
El tramo de doña Mercedes está en la esquina de calle 4 y avenida central. Eduardo Vega Arguijo.

“Lo que nos han dicho es que el edificio que está en esta misma esquina lo compró un señor extranjero al que le incomodamos, dice que le tapamos y por eso se prometió que haría todo por quitarnos”, comentó la abuelita.

Afirma que los funcionarios municipales le dicen que la van a reubicar en otra zona de San José porque el tramo no cumple con la Ley 7.600 ya que evita que pase por la acera alguien en silla de ruedas.

Nosotros, que visitamos el tramo cinta métrica en mano, comprobamos que el espacio entre el tramo y la pared del edificio es de un metro y treinta centímetros, sin embargo, la muni le dijo a la abuela-- cuenta ella-- que es menor a un metro y veinte centímetros.

“Han sido años los que hemos dedicado a hacer el punto, eso cuesta mucho, sobre todo en estos tiempos de pandemia. Ahora resulta que nos van a quitar para que iniciemos de cero. Nos hablan de un puesto por el Paso de la Vaca, una zona que casi ni conozco y es muy peligrosa.

Nosotros medimos en el tramo de doña Mercedes y entre la pared y el tramo hay un metro y 30 centímetros. Eduardo Vega Arguijo.
Nosotros medimos en el tramo de doña Mercedes y entre la pared y el tramo hay un metro y 30 centímetros. Eduardo Vega Arguijo.

“La semana pasada ya nos mandaron una carta en la cual nos dicen que si no me voy para el tres de febrero, entonces, ellos vendrán (la muni) con un camión y se van a llevar el negocio y lo van a reciclar. No entendimos eso porque este tramo no nos lo dio la municipalidad, nos costó mucho dinero y ahora dicen que lo van a arrancar para reciclarlo sin importarles la plata que pagamos”, afirma doña Mercedes.

A doña María también

A doña María Rodríguez Bustos, quien tiene su tramo en la esquina de la avenida Central con calle 1 (por la plaza de la Cultura) ya le dijeron también que debe irse.

En la esquina del bulevar de la avenida central y calle 1, está el tramo de doña María. Eduardo Vega Arguijo.
En la esquina del bulevar de la avenida central y calle 1, está el tramo de doña María. Eduardo Vega Arguijo.

“En el 2006 le gané un pleito al Concejo Municipal por esto mismo. El edificio lo compró en aquel entonces el Banco Improsa y comenzaron a joderme para que me fuera por lo mismo, que el edificio es patrimonio que la Ley 7.600, ponen de todo para arrancarnos, pero les gané un recurso de amparo”, afirma.

“Ahora resulta que compró un hombre que tiene mucha plata y es dueño de muchas propiedades en San José y otra vez viene la lucha. Yo digo que si es un hombre con tanta plata, entonces yo no tengo problema en irme, pero que nos pague la indemnización que hemos calculado y no la que él quiere. Son veinticinco años de estar aquí, merecemos respeto, de este negocio comemos cuatro familias de la misma sangre”, asegura doña María.

“Se van o se van”

Giovanni Paniagua Umaña, de la oficina de Control de Espacio Públicos de la municipalidad de San José, aseguró que la abuelita y doña María “se van o se van el tres de febrero (...) se ha seguido con todo el debido proceso y por eso antes de las nueve de la mañana de ese día llegaremos con el camión”.

Doña María tiene 25 años de trabajar su tramo. Foto Eduardo Vega Arguijo.
Doña María tiene 25 años de trabajar su tramo. Foto Eduardo Vega Arguijo.

Explicó que desde agosto del año pasado se iniciaron varios procesos administrativos fundamentados en estudios técnicos que determinaron que varios puestos estacionarios (tramos) no cumplen con la leyes 7.600 y la 6587 (Patentes para ventas ambulantes y estacionarias en las vías públicas).

“A esos dos tramos se les aplicó todo el debido proceso, se les dieron varias alternativas para que escojan otro lugar, otro módulo municipal de los que existen pero no han mostrado ningún interés en reubicarse, a pesar de que les hemos ofrecido un mínimo de catorce lugares diferentes”, afirma Paniagua.

¿No hay falta de tacto municipal en tiempos de pandemia?

No. Se ha seguido todo lo que dice la ley, incluso se les ofrecieron zonas mejores.

¿Tiene que ver el tema con un platudo que compró los edificios donde están, casualmente, los tramos de doña Mercedes y doña María?

No tengo idea de quién es el dueño de los edificios.

¿Existe alguna posibilidad de evitar que les arranquen los chinamos el 3 de febrero?

No. Se van o se van.

¿Y si les arrancan el chinamo qué pasará con ellas?

Que vengan otro día para que vean las opciones que les tenemos. La ley es la ley.

¿Y no será para ponerle algún puesto de interés del platudo?

Ese espacio quedará libre por siempre.

¿Sabe don Johnny Araya del caso de la “abuelita de los chances”

No tengo idea.

Buscamos a don Johnny Araya, el alcalde de San José y quien en su perfil de Facebook tiene fotos con doña Mercedes; sin embargo, no nos respondió a la hora del cierre de esta nota.