Bella Flor Calderón.26 mayo, 2018
Ecolupanos proyecto de los miembros del Ministerio El Buen Samaritano de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe. Foto: Ecolupanos
Ecolupanos proyecto de los miembros del Ministerio El Buen Samaritano de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe. Foto: Ecolupanos

Desde hace unos 10 años el ministerio El Buen Samaritano, de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, en Goicoechea, se ha dedicado todos los domingos en la mañana a ayudar a los habitantes de la calle con un baño, ropa limpia y un plato de comida.

Sin embargo, como en muchos grupos de voluntarios, se cuestionaron si esa buena obra era suficiente.

Fue así que se pusieron a analizar diferentes ideas hasta que le pidieron ayuda al padre Cristian Solís, quién les dio la autorización para usar un espacio para recolectar material reciclable todos los sábados.

Los motivó la oportunidad que había de colaborar con la protección del ambiente y por lo que se menciona en el Laudato Si, la segunda encíclica del papa Francisco, de la importancia de proteger “nuestra casa en común”.

Solidaridad con indigentes.

Es de esta forma es que nació Ecolupanos, su director William Chacón nos contó que el proyecto nació para beneficiar a más personas en riesgo social.

“El proyecto busca que los habitantes de la calle se motiven a trabajar y ganarse cupones de almuerzo a cambio de recolectar material de reciclaje, lo vemos como una forma de devolverles dignidad y sentido de trabajo”, comentó William.

Además del espacio que les da la parroquia, las Damas Vicentinas también se apuntaron, lo que les ha permitido que mujeres jefas de hogar sin estudios encuentren en esta actividad una moneda de cambio por alimentos para sus familias.

Cada sábado recogen un material diferente y en tres meses han logrado reciclar 11 toneladas de basura. Foto: Ecolupanos
Cada sábado recogen un material diferente y en tres meses han logrado reciclar 11 toneladas de basura. Foto: Ecolupanos

“Empezamos tan bien que en el primer trimestre del año ya logramos recoger 11 toneladas de material que viene de 250 hogares, la meta es que todos los vecinos se apunten y así evitar que llegue a los ríos o se quede en la calle contaminando”, aseguró Chacón.

Para asegurarse de que el material no termine en un lote baldío es entregado a la empresa DETEA, que les da un certificado de comprobante de la cantidad de material que recolectan cada semana.

Actualmente, reciben material de comunidades cercanas como Sabanilla, San Ramón de La Unión y San Antonio de Coronado, además de Guadalupe. A las personas que entregan materiales se les da una calcomanía para distinguirse como miembros de Ecolupanos y que en un futuro no muy lejano ayude a identificar los hogares donde los gestores de cambio puedan recolectar material.

Cada sábado al mes se asigna una clase de material para reciclar, una semana reciben papel y cartón, la semana dos plástico y vidrio, la tercera aluminio, latas y empaques tetrabrik y la cuarta los desechos no tradicionales como electrodomésticos.

La parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe les cedió un espacio para trabajar en el que puedan incluir a todos los vecinos. Foto: Ecolupanos
La parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe les cedió un espacio para trabajar en el que puedan incluir a todos los vecinos. Foto: Ecolupanos

“Nuestras experiencias han sido hermosas, te puedo contar la de una mamá con niños pequeños que se fue a la tienda Ekono Guadalupe y se puso de acuerdo con el administrador para que la dejaran recoger el cartón, lo que la ayudó a reciclar 100 kilos lo que pudo cambiar por comida para su familia”, contó Chacón.

Según el director del grupo la idea es que esto se repita con varias personas que por sus limitaciones no consiguen trabajo y puedan encontrar una forma de sostener a su familia con dignidad.