.11 febrero

La mayoría de los abuelos amamos con toda el alma a nuestros nietos, algunos dicen que se disfrutan más que los hijos.

Sin embargo, desde hace tres años para acá se ha dado una lamentable tendencia, como informó La Teja el domingo, y es que que a los abuelos que ya hicieron su tarea sacando adelante a sus hijos, ahora los están obligando a pagar pensiones a sus nietos.

Como muy bien lo dice el experto abogado en temas de familia, Pedro Beirute, lo que se establece en el Código de Familia debe ser la excepción pero se ha convertido en una regla.

Aquí está el meollo del asunto. Unos abuelos que estén económicamente estables deberían, sin ningún problema, ayudar a una nieta que fue abandonada por un hijo irresponsable, podrían correr con una pensión acorde a sus ingresos y que no vaya a poner en riesgo sus últimos años en esta tierra.

Sin embargo, han aparecido los casos extremos, y fuera de toda lógica, como lo es meterle pensión a abuelitos que a duras penas van saliendo adelante, como lo ocurrió a doña Amabilia Granados, de 75 años, a quien la obligaron, durante un tiempo, a pagar ¢50 mil cuando la pensioncita que a ella le llegaba era de ¢75 mil.

Otro elemento en este asunto y, además preocupante, es la falta de mano dura los jueces, quienes primero deben agotar todas las vías para dar con el hijo irresponsable, pero han optado por salidas rápidas como echarle el chicharrón a los viejitos. Hoy es posible ubicar, hasta fuera de nuestras fronteras, al irresponsable hijo que sale huyendo y deja chiquitos botados. Esto se puede hacer desde el 2007 gracias al convenio firmado por más de cien países, incluido el nuestro.

“Se hacen los trámites en Costa Rica y se le solicita al país, que es parte del convenio, para que busque a esa persona, la detenga y le pida cuentas” explicó al especialista en derecho familiar Kabul Ugalde.

Señores jueces mano dura contra los irresponsables, no contra los que ya terminaron la tarea.