Karen Fernández.3 agosto, 2017
Ligia Bobadilla fundó la Asociación Proyecto Daniel, para ayudar a adolescentes con cáncer como María Fernanda Solórzano. Foto: Karen Fernández
Ligia Bobadilla fundó la Asociación Proyecto Daniel, para ayudar a adolescentes con cáncer como María Fernanda Solórzano. Foto: Karen Fernández

Este sábado 100 adolescentes y sus mamitas asistirán a la cuarta edición de Conectando Sonrisas, una actividad organizada por la asociación Proyecto Daniel en el Hotel Corobicí,  para compartir experiencias sobre cómo es vivir con la enfermedad.

La conferencia será de 8 de la mañana en adelante,  donde se brindarán charlas sobre la importancia de hacer deporte para una mejor calidad de vida, musicoterapia, terapia para el bienestar emocional, importancia de los pensamientos positivos para lograr la meta de estar sano, salud reproductiva desde el punto de vista ginecológico y cómo regresar a la cotidianidad después del cáncer.

Además, a los padres que acompañan a sus hijos también se les brindarán charlas sobre el positivismo, capacidad para afrontar y superar el trauma de tener un hijo enfermo con cáncer, importancia de la buena nutrición, manejo del dolor y las pérdidas y el autocuidado,  pues muchas mamás se olvidan de comer y cuidar su salud por estar al tanto de sus hijos enfermos.

265 nuevos casos de cáncer se diagnostican cada año entre jóvenes de 13 y 25 años.

Para seguir con su filosofía de vida se dará un espacio de risoterapia, música, baile y carnaval,  para estrechar los lazos de amistad entre los muchachos.

Este sábado será la cuarta edición de conectando sonrisas que nació para brindar apoyo a los jóvenes y sus padres sobre cómo convivir con el cáncer.

"Los muchachos muchas veces se quejan de que sus mamás joden mucho, pero no comprenden que uno lo hace por el gran amor que les tiene", explicó doña Ligia Bobadilla, fundadora de Proyecto Daniel.

Por su parte,  María Fernanda Solórzano es una de las jóvenes que saben lo importante de ese convivio con otros jóvenes,  que como ella han vivido esa dura experiencia.

"Al principio no quería ir al proyecto Daniel, pero ahora, después de un año de haber terminado su quimioterapia, constantemente le pregunto a doña Li (Ligia Bobadilla) si ya puedo servir como voluntaria para apoyar a otros en su proceso. He hecho grandes amistades con otras muchachas que iban luchando contra al cáncer igual que yo y que las conocí en el hospital, en el cuarto proyecto", comentó "Marifer".

Contáctelos

Si usted está pasando por una situación similar y quiere contactarlos, puede hacerlo mediante la página www.proyectodaniel.com, al correo asistente@proyectodaniel.com o a los teléfonos 2227-8371 o 2286-2936 o buscarlos en las redes sociales como Proyecto Daniel