Eduardo Vega.17 julio, 2020

La Asociación de Fruticultores de Llano Bonito de León Cortés logró mejorar su producción de aguacate Hass al apoyarse en análisis tecnológicos con los que igualan o hasta superan la calidad de productos importados.

Esta agrupación inició en 2005 después de que 10 productores participaron en un curso sobre el aguacate que dio el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

El aguacate Haas tico es de gran calidad y en León Cortés lo producen puras tejas. Cortesía.
El aguacate Haas tico es de gran calidad y en León Cortés lo producen puras tejas. Cortesía.

En ese momento recolectaban entre 1.000 y 1.500 kilos por semana que eran colocados en el mercado mediante intermediarios.

Actualmente, la asociación está integrada por 30 personas que cosechan alrededor de 9.000 kilos semanalmente y negocian directamente con varios compradores, entre ellos, Walmart de México y Centroamérica, que adquiere cerca del 70% de la producción.

Consolidar la calidad tica

El aumento en la demanda de su producto hizo que la empresa sumara 25 hectáreas a su área de plantación durante los últimos tres años, para un total de 45 hectáreas.

Heiner Abarca, administrador de la asociación, explicó que uno de los principales retos ha sido posicionar la fruta producida localmente en el gusto de los costarricenses, así como dar a conocer que el tipo Hass que se consume en Costa Rica no proviene solo de México o Estados Unidos.

“Las personas relacionan la producción nacional únicamente con el aguacate criollo y, además, se habla que el aguacate nacional es malo y no lo es, el problema es cómo se hacen las cosas.

La Asociación de Fruticultores de Llano Bonito de León Cortés se ha fajado duro por lograr un aguacate de pura calidad. Cortesía.
La Asociación de Fruticultores de Llano Bonito de León Cortés se ha fajado duro por lograr un aguacate de pura calidad. Cortesía.
Tecnología amiga

“Nosotros venimos desarrollando un paquete tecnológico para mejorar la calidad de la fruta y nos ha dado muy buenos resultados”, agregó Abarca.

El uso de la tecnología se realiza al analizar constantemente el suelo, las plantas y los productos. Con los resultados, los productores se fajan para siempre mejorar la calidad del aguacate.

Las buenas cifras de la Asociación permiten generar empleos que benefician a más de 200 familias.

La Asociación de Fruticultores de Llano Bonito es una de las empresas del programa Tierra Fértil, con el que se incentiva a agricultores locales a que produzcan y vendan sus productos de forma directa a Walmart, garantizándoles así un trato justo y el mejor precio. 

También reciben otros beneficios como capacitación y asesoría en mejores prácticas, así como a acceso a tecnología efectiva y de bajo costo.

Próximamente, la asociación recibirá un medidor de calidad de aguacate, que tiene un costo de cinco mil dólares (casi tres millones de colones) por parte de Walmart.

Ese instrumento mide principalmente la materia seca, que es la que permanecería si se eliminara todo el contenido de agua y es un indicador importantísimo para calcular la maduración de la fruta y la fecha de cosecha. Con él se evita la cosecha de frutas que aún están verdes.

Sin límites

“La idea es llegar, de aquí a tres o cinco años, a unos 500.000 kilos anuales. Pero más que llegar a ser líderes por cantidad, la idea es ser una empresa líder en lo que es calidad”, destacó Abarca.

Se espera que en León Cortés se logre producir quinientos mil kilos anuales en menos de cinco años. Cortesía.
Se espera que en León Cortés se logre producir quinientos mil kilos anuales en menos de cinco años. Cortesía.

El 47% del aguacate que Walmart de México y Centroamérica vende en sus diversas tiendas en Costa Rica, es de proveedores nacionales. De esa cantidad, el 28% es producido por empresas dentro del programa de Tierra Fértil.

Los esfuerzos de Walmart respaldan el Plan Nacional de Fortalecimiento del Sector Aguacatero del ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), que se ideó para duplicar la producción, mejorar la calidad y ampliar los niveles de productividad por hectárea, con el fin de abastecer la demanda nacional del aguacate.